Ciudadanos examina el futuro en el partido de los críticos con la dirección

EL PAÍS  23/02/17

· El equipo de Rivera programa una reunión sobre las quejas de Punset, Marí o Prieto

La dirección de Ciudadanos mantendrá una reunión la próxima semana para evaluar qué consecuencias pueden tener las críticas al proyecto de Albert Rivera de la eurodiputada Carolina Punset; la diputada autonómica andaluza María del Carmen Prieto; o el portavoz en las Cortes valencianas, Alexis Marí. A la cita, según fuentes cercanas al presidente del partido, asistirán José Manuel Villegas, secretario general de la formación; Fran Hervías, secretario de organización; o José María Espejo-Saavedra, secretario de acción institucional. Tras celebrar a inicios de febrero la IV Asamblea del partido, en la que Ciudadanos abandonó la socialdemocracia y abrazó el liberalismo progresista, los consejeros de Rivera revisarán el desempeño de todos los portavoces institucionales de la formación y también las críticas de alguno de ellos contra el cambio ideológico.

“Lo que a veces no se entiende es que alguien no esté de acuerdo con unas ideas o unos planteamientos concretos pero sí esté de acuerdo en seguir manteniendo un sueldo y una serie de privilegios”, aseguró Fernando de Páramo, secretario de Comunicación, en una entrevista con Europa Press. Toda una invitación a que los críticos dejen su acta y abandonen el partido.

Rivera cerró la Asamblea de Ciudadanos reforzado por una mayoría aplastante de los representantes de los afiliados y tras ver cómo estos validaban sus propuestas estratégicas, organizativas e ideológicas. Sin embargo, las semanas previas a esas votaciones sirvieron para reflejar tensiones internas de distinta intensidad en Ciudadanos. 

La eurodiputada Carolina Punset, que dimitió de la Ejecutiva en octubre, acusó al presidente del partido de querer “derechizar” Ciudadanos y convertirlo en “la marca blanca del PP”. Alexis Marí, portavoz en las Cortes valencianas y su pareja, coincidió en la tesis (“Al PP le ha salido muy barato gobernar con el apoyo que le hemos dado”). Al tiempo, la diputada autonómica andaluza María del Carmen Prieto mostró su apoyo al grupo opositor de TranC’sparencia. Junto a ellos, también criticaron las propuestas de la dirección el portavoz en la diputación de Málaga y concejal en el Ayuntamiento de la ciudad, Gonzalo Sichar; así como distintos diputados autonómicos de la Comunidad Valenciana, donde el partido dirime una crisis interna que amenaza con germinar también en Andalucía.

Desde que Ciudadanos cerró su proceso congresual, Prieto ha denunciado que se le ha apartado del trabajo parlamentario de Ciudadanos y que ha perdido dos portavocías en sendas comisiones del Parlamento andaluz. Sin embargo, solo un cargo público de Ciudadanos ha abandonado hasta ahora el partido por sus discrepancias ideológicas: el portavoz en la Diputación de Valencia, José Enrique Aguar, que explicó su salida por la “situación interna de falta de transparencia, democracia y participación” y porque considera que Ciudadanos se ha convertido en “una marca blanca del PP”. El futuro del resto empezará a decidirse en los próximos días, con una reunión que se celebrará, probablemente, la próxima semana, según fuentes de la dirección de Ciudadanos.