Cuatro horas en silencio para honrar a las víctimas del terrorismo

EL PAIS – 11/03/17

Homenaje en Vitoria a las víctimas del terrorismo.
Homenaje en Vitoria a las víctimas del terrorismo.

 

· Una concentración durante toda la mañana en Vitoria homenajea a los damnificados por la violencia. “Debimos reaccionar antes y hacerlo mejor y más unidos”, dice la declaración.

El recuerdo a las víctimas del terrorismo se ha manifestado este viernes, como nunca antes se había producido en Euskadi, con una concentración de cuatro horas ininterrumpidas de duración, desde las nueve de la mañana, en la que han participado las principales instituciones vascas, todos los partidos políticos y representantes de diversos colectivos sociales vascos.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y su equipo de consejeros se han puesto al frente de un acto silencioso sin precedentes que ha querido honrar a los damnificados por la violencia terrorista. Este homenaje, que se ha desarrolla en la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria, ha culminado con la lectura de una declaración institucional. que expresa el “afecto, solidaridad y empatía” a todas las víctimas del mundo “por los errores cometidos”.

La Presidencia del Gobierno vasco ha elegido la víspera del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo para convocar una concentración cuyos objetivos eran recordar a todas las víctimas de terrorismo y expresarles el reconocimiento y la solidaridad de la sociedad vasca, y, además, promover la unidad entre víctimas y sociedad.

Durante estas cuatro horas, distintas representaciones institucionales y sociales se han ido alternando al frente de la concentración durante turnos de 15 minutos. Dos paneles en los que se pueden los mensajes Memoria y futuro y Elkarrekin eraiki (Construir juntos) han constituido el único decorado para la ocasión al que han ido accediendo al inicio los miembros del gabinete de Urkullu y representantes de víctimas como el presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, y el presidente de la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT), Miguel Folguera.

Cada cuarto de hora, representantes de colectivos vascos se han colocado en la cabecera y han ido entregándose un testigo que contenía en su interior un mensaje que se ha leído al finalizar el acto por parte del presidente del Consejo Vasco de Participación de Víctimas del Terrorismo, José Luis de la Cuesta.

El texto que se escondía dentro del testigo hace autocrítica y pide “perdón” a las víctimas por la “desatención” que estas sufrieron especialmente en la década de los 70 y los 80. “Las instituciones llegamos tarde a la causa de las víctimas” y “a menudo las divisiones políticas desdibujaron la unidad en la solidaridad”, reza la declaración para reconocer los errores cometidos con las víctimas: “Debimos reaccionar antes y hacerlo mejor y más unidos”.

El Gobierno vasco expresa su compromiso de ocuparse de las víctimas con una política guiada por “el principio de igualdad de derechos” que evite “la discriminación entre víctimas” y rechace “cualquier equiparación justificadora sobre las causas de su victimización”.

“El fin de ETA no puede suponer pasar página sin crítica explícita sobre lo ocurrido. Hay que reconocerles con claridad que la violencia que padecieron fue una injusticia y que el esclarecimiento de la verdad está unido a ese reconocimiento”, añade el Ejecutivo de Urkullu.

La declaración aboga por realizar “un ejercicio pedagógico de deslegitimación del terrorismo” que reconozca “su inmenso error” y proclame el “nunca más”. Sobre el futuro, se pretende impulsar “una memoria crítica del pasado” que favorezca la convivencia y busque “la unidad entre víctimas y sociedad y la unidad de las distintas sensibilidades políticas en la solidaridad con las víctimas”.

Todos los partidos políticos han expresado su apoyo a esta convocatoria y confirmado su presencia en algún momento de la misma. Los parlamentarios Josune Gorospe (PNV), Jone Goirizelaia (EH Bildu), Lander Martínez (Podemos), Idoia Mendia (PSE) y Alfonso Alonso (PP) han compartido uno de los turnos de la concentración.

También han participado directivos de las universidades vascas, del Foro de Asociaciones de Educación en Derechos Humanos y por la Paz, representantes de la judicatura, la cultura, la educación o el deporte, además de una delegación de las principales instituciones (el Parlamento, las tres Diputaciones forales y de la Asociación de Municipios Vascos Eudel), agentes del ámbito económico y empresarial, representantes de diversas confesiones religiosas o periodistas.

Las asociaciones de víctimas no figuraban en el listado de entidades e instituciones que debían tomar el testigo, aunque estaban invitadas a participar en el turno que deseasen. Entre los asistentes se encontraba Florencio Domínguez, director del Memorial de Víctimas del Terrorismo ubicado en Vitoria. “Las víctimas del terrorismo son las familias que han sufrido porque unos criminales les han pegado un tiro en la nuca”, ha declarado Alfonso Sánchez, presidente de la AVT, tras participar en el acto. Ha subrayado que el “verdadero relato” es el de las víctimas del terrorismo y se ha mostrado en contra de “cualquier mezcolanza”.

Una víctima de ETA, Alberto Muñagorri, que en 1982, siendo un niño, sufrió heridas graves tras dar una patada a una mochila que contenía una bomba, ha animado a las instituciones y partidos políticos a tomar la iniciativa en el reconocimiento a las víctimas porque cree que estas “van un poco por delante”.

Así como el Día de la Memoria que el Parlamento vasco convoca todos los años en noviembre ha venido escenificando la división que genera entre los partidos políticos el recuerdo a las víctimas del terrorismo, el Ejecutivo autónomo logró en 2016 reunir a representantes de todas las fuerzas políticas en el acto que se quiere repetir el próximo 10 de marzo, aunque con una puesta en escena diferente.

EL PAIS – 11/03/17