El gran temor de Podemos: que Rajoy y sus ministros sepulten con datos a Iglesias

LIBERTAD DIGITAL 13/06/17

· Los morados ultiman sus discursos con una clara desventaja: desconocen la estrategia del ‘enemigo’.

Un mes y medio después de su anuncio, el Congreso de los Diputados debatirá este martes la moción de censura de Unidos Podemos contra Mariano Rajoy. Los morados ultiman sus discursos con una clara desventaja: desconocen la estrategia del ‘enemigo’. No saben cuál es el plan del Gobierno para este martes, quiénes intervendrán y, sobretodo, en qué momento del debate.

El artículo 70.5 del Reglamento del Congreso dice el Ejecutivo puede hacer uso de la palabra cuando quiera. Esta falta de control sobre los tiempos preocupa en Podemos. La bancada morada además teme la ‘ventaja’ del gabinete de Rajoy al conocer al dedillo toda la trastienda del Estado. En otras palabras, Iglesias y los suyos temen quedar sepultados por datos que no entren dentro de sus previsiones y evidencien su inexperiencia en la gestión de los asuntos públicos.

Primer asalto
Lo que está claro es que Irene Montero intervendrá en primer lugar para defender la moción. Será a las nueve de la mañana de este martes. Su discurso, aseguran desde Podemos, “durará algo más de una hora”.

 Y, ¿qué pasará tras su intervención? Ahí se puede producir el primer asalto de este ‘combate’. Uno de los peores escenarios que se plantean es que Soraya Sáenz de Santamaría pida el uso de la palabra y responda a Montero. Un enfrentamiento que se produciría antes de que Pablo Iglesias intervenga como candidato.

El cara a cara Santamaría – Montero podría ser el primero pero no el último ya que cualquier ministro o el propio Mariano Rajoy pueden tomar la palabra después para responder al líder de Podemos. Dicen estar “preparados” pero reconocen que son muchos los escenarios en los que les podrían poner en aprietos.

Un debate largo

“Iglesias hará un discurso a la altura del momento histórico. Comenzará haciendo un repaso de los acontecimientos históricos que nos han traído hasta aquí para después presentar el programa de la moción”, explican desde la formación. Su intervención rondará los noventa minutos.

Tras los largos discursos de Montero e Iglesias, y las posibles intervenciones del Gobierno, se producirá un receso y, después, llegará el turno de los otros grupos parlamentarios. De menor a mayor, cada uno tendrá media hora para su discurso y, si lo desean, otro de réplica de diez, lo que podría alargar la duración del debate hasta el miércoles.

El último
El último en intervenir también puede ser motivo de disputa entre la presidenta del Congreso y Unidos Podemos. Ana Pastor cree que tiene que ser el Gobierno el último en tomar la palabra mientras que los morados creen que debe ser Pablo Iglesias.

Se votará a la hora que previamente anuncie la Presidencia y se hará por llamamiento y de viva voz. 170 diputados de PP, Ciudadanos, Foro, UPN y Coalición Canaria votarán en contra. Los 84 del PSOE, Pedro Quevedo, los 5 del PNV y los 8 del PDECat se abstendrán. Unidos Podemos tan sólo conseguirá el “sí” de los separatistas de ERC (9 diputados), los dos de Bildu y los cuatro de Compromís. Un total de 82 síes, ni una cuarta parte de la Cámara Baja.

El PSOE
El gran ausente del día será el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. No acudirá a la Cámara Baja a seguir el debate de la moción, ni siquiera lo veremos en la tribuna de invitados del pleno. Así lo ha confirmado este lunes el portavoz provisional del PSOE en el Congreso, José Luis Ábalos, que será quien defienda la abstención de los socialistas a la moción.

Al igual que hicieron los socialistas madrileños en la moción contra Cifuentes, el PSOE se abstendrá. “No podemos respaldar este gobierno, nos parecer absolutamente censurable, ¿cuál es el problema? que habiendo razones para censurar se presenta una iniciativa de parte”, afirmó Ábalos. La intención de los socialistas con su abstención es que quede patente que Podemos no es la alternativa al gobierno de Mariano Rajoy, que la alternativa real son ellos.


Ciudadanos
Albert Rivera
será quien intervenga en el debate por parte de Ciudadanos, pese a considerar, como ha reiterado este lunes la portavoz del partido, Inés Arrimadas, que se trata de una “performance” de Pablo Iglesias.

Desde el partido naranja consideran que el secretario general de Podemos no aúna el consenso necesario para ser presidente del Gobierno, por la mala valoración que recibe en las encuestas. Será uno de los argumentos que esgrima desde la tribuna Rivera, así como la radicalidad de los escasos aliados de la moción, algo en lo que también incidía Arrimadas: “La solución a los problemas de España no puede se que el líder peor valorado sea presidente de la mano de Bildu y ERC, con Gabriel Rufián, por ejemplo, como ministro del Interior”. Rivera también será muy interrogativo en su intervención, tratando así de poner de manifiesto la insolvencia del proyecto de Podemos en terminadas áreas como la fiscal o la de seguridad, fundamentales para gobernar un país.