El PP confía en que Ciudadanos no pactará la censura con Podemos

EL PAÍS 07/03/17

· El PSOE empieza la negociación con el partido de Rivera y de Iglesias y tomará una decisión en 15 días

El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, llegó ayer una hora antes de su citación al Tribunal Superior de Justicia de Murcia, respondió durante cuatro horas a las preguntas del fiscal y el juez, no las de la acusación (PSOE y Podemos), dio una rueda de prensa en un hotel cercano y llamó a la dirección nacional de su partido. Habló con el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, y ambos coordinaron la respuesta. El PP no buscará ni propondrá ningún candidato alternativo a Sánchez para presidir Murcia, como exige Ciudadanos para mantener su pacto de Gobierno allí, y defiende que hay que esperar a que el tribunal se pronuncie sobre su posible “imputación formal” en los cuatro delitos de los que es acusado.

El PP sostiene que Sánchez no debe abandonar su cargo porque no está involucrado en un caso de corrupción. Maillo volvió a recuperar la frase estigma de Ciudadanos de que “no es lo mismo meter la mano que meter la pata”. El PP quiere, sobre todo, ganar tiempo, que el juez determine y confía en que Ciudadanos no se atreverá a romper su acuerdo a cambio de respaldar una moción de censura con Podemos y el PSOE.

La postura oficial del PP la sostuvo ayer Maillo en Los Desayunos de TVE: no hay alternativa a Sánchez, el dirigente murciano no se ha llevado un duro y está imputado por un delito administrativo pero como “una garantía procesal y no una condena” y “Ciudadanos tendrá que tomar una decisión, esperar tranquilamente a ver qué sucede con el procedimiento judicial, con el límite de la apertura del juicio oral, o echarse en manos de Podemos y el PSOE en Murcia”. Tesis que repitió luego en la misma línea el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, al descartar que el caso pudiera poner en riesgo el acuerdo de gobierno y considerar el asunto “un tema administrativo y no hay, creo yo, corrupción”.

El PSOE de Murcia, en cualquier caso, se ha fijado un plazo máximo de 15 días para explorar si tiene posibilidades de presentar con éxito una moción de censura. El candidato socialista sería Rafael González Tovar, secretario general del PSOE de esa región, que este miércoles se reunirá con Ciudadanos y el jueves con Podemos, ya que necesita a los dos partidos. EL PSOE solo apuesta por la moción de censura y no por cambiar a Sánchez por otro miembro del PP. En rueda de prensa este lunes en Murcia, González Tovar se mostró esperanzado en esa negociación: “Es vital encontrar la solución para la esperanza y el futuro”.

El líder del PSOE murciano atacó este lunes la actitud del presidente del PP en la región: “Un político tiene que ser valiente y asumir sus responsabilidades, desde el momento de la imputación Pedro Antonio Sánchez debía haber dimitido, dio su palabra en público; que no ha cumplido”. González Tovar se preguntó también para qué había pedido el presidente de la Comunidad 72 horas de margen si al final ante el tribunal no aclaró nada: “Ha sido incapaz de contestar a los abogados de la acusación particular y no ha habido ningún elemento nuevo que no hayamos escuchado ya”.

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, no quiso anticipar movimientos ante los contactos de su partido con Ciudadanos y Podemos en Murcia pero sí destacó la “irresponsabilidad” del PP por llevar a esa región a esta ‘inestabilidad” política y señaló a Ciudadanos: “Tienen que pensar si valen, ante esta situación, paños calientes, o si merece la pena afrontar, con todas las consecuencias, la situación”.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se mostró este lunes de nuevo inflexible al reclamar el relevo ya del presidente murciano para resolver esta crisis “de aquí a un minuto” y dejar de identifidar corrupción con Murcia. Rivera recordó que Pedro Antonio Sánchez está afectado, además del caso Auditorio, por un trama de Púnica. Ciudadanos se reunirá mañana con el PSOE para estudiar las opciones: un gobierno alternativo, nuevas elecciones o que “el PP ponga otro candidato”, pero sin hablar con Podemos.