El PSOE baraja finales de mayo para elegir al líder y junio para celebrar el congreso

EL CONFIDENCIAL 09/01/17

· Fernández, que está culminando las conversaciones con los barones, elevará una propuesta más cerrada al comité del 14. Hay consenso en que los congresos autonómicos se cierren antes de agosto

Ya se han dado tantas vueltas con el calendario del 39º Congreso Federal del PSOE que para cuando salga aprobado este próximo sábado, 14 de enero, siquiera tentativamente, parecerá ya conocido. Porque en el fondo las opciones que se barajan no son tantas y porque tampoco hay tantas diferencias de plazos entre la propuesta oficialista y la de los críticos. Es de apenas unas semanas, de hecho. En principio, se cuenta con que prosperará sin demasiados problemas el planteamiento defendido por Javier Fernández: congreso “antes del verano“, muy posiblemente en junio, precedido por las primarias para que los militantes del PSOE elijan a su secretario general, que podrían celebrarse o bien a finales de mayo o, como mucho, a comienzos del mes siguiente. En las federaciones, sean del signo que sean, sí que se prefiere que no se demore en exceso el cónclave federal, precisamente para que el proceso de renovación en los territorios pueda solventarse antes del parón vacacional de agosto.

El presidente de la dirección provisional quedó en sondear a los barones para intentar consensuar una fecha del congreso, tal y como adelantó en rueda de prensa el pasado miércoles el portavoz del órgano, el andaluz Mario Jiménez. El dirigente asturiano ha ido hablando en los últimos días con varios de ellos —con el extremeño Guillermo Fernández Vara lo hizo el sábado, por ejemplo— para escuchar sus propuestas y exponerles la suya, con el fin de que la gestora, que se reunirá el sábado poco antes del comité federal, eleve a este una hoja de ruta orientativa. De la cita del máximo órgano de poder del PSOE de este sábado no saldrá la convocatoria formal del congreso, pues esta debe hacerse, según los estatutos, con al menos 60 días de antelación. De esta forma, será otro comité federal, que posiblemente tenga lugar en abril, el que proceda a poner en marcha todo el proceso de relevo socialista. Solo entonces se cerrará el censo de militantes, en estos últimos días objeto de confrontación entre la cúpula temporal y los sanchistas por la apertura de una sede ‘paralela’ en el número 10 de la calle de Ferraz.


· Las primarias podrían tener lugar el 21 o el 28 de mayo o el 4 de junio, y el congreso, 15 días después, “antes del verano”, como quería Fernández

Fernández y las federaciones que sintonizan con Ferraz sitúan entre mediados de mayo y mediados de junio el lapso de tiempo en el que deberían celebrarse tanto las primarias como el congreso del PSOE. De forma aproximada. De ahí que una opción sea ubicar la elección del secretario general —el paso más mediático y relevante para la vida interna del partido— a finales de mayo (el 21 o el 28) o primeros de junio (el 4), para colocar 15 días después el cónclave, en el que los delegados ratificarán al nuevo líder y votarán los órganos de dirección más la ponencia política y la reforma de los estatutos. Ello significaría que el congreso, la culminación del proceso de debate, podría fijarse para el 10-11 o el 17-18 de junio. Así, además, Fernández habría cumplido su promesa de que la asamblea tenga lugar “antes del verano”, la fecha orientativa que él mismo dio a los periodistas en la recepción en la Cámara Baja por el Día de la Constitución. “Entre hacerlo todo en junio o situar las primarias a finales de mayo, todo es igual”, manifiesta, conforme, un responsable manchego.

Los críticos, en cambio, tienen más prisa. Los barones antes alineados con Pedro Sánchez y que ahora se siguen manifestando contrarios al parecer de la gestora, pero no tan convencidos de la idoneidad del ex secretario general, han venido reiterando que quieren el congreso “cuanto antes”. El pasado miércoles, el riojano Paco Ocón, número dos de César Luena en su federación y una de las dos voces discrepantes en la cúpula interina —la otra es la del expresidente balear y senador Francesch Antich—, defendió abril como el mes perfecto para el cónclave, el que marcó su comité regional como fecha tope. La baronesa madrileña, Sara Hernández, comunicó en los últimos días a Fernández su preferencia por las primarias en abril. Pero esa alternativa abanderada por los críticos es minoritaria en el comité federal y, como tal, condenada al fracaso, dada la recomposición de las mayorías en el órgano que se consolidó tras la caída de Sánchez.

Los oficialistas ven con buenos ojos la planificación que tiene en la cabeza Fernández, porque es la que garantizaría “un buen congreso” y la que es más factible, entienden, con el calendario en la mano. Recuerdan que en abril es “imposible” meter primarias y cónclave porque pilla la Semana Santa a mediados de mes —el 14 es Viernes Santo—, y eso hace que se paralice la actividad política durante unos días, de forma que el proceso puramente congresual, que comienza con la presentación de candidaturas y la recogida de avales, debería arrancar justo después de las vacaciones.


· Los críticos quieren que el proceso culmine en abril, pero los oficialistas rechazan ese mes porque en medio pilla la Semana Santa

La programación prevista por el sector mayoritario contempla, por tanto, que el comité federal que se reúna ex profeso para convocar el congreso debería hacerse justo antes de Semana Santa (sobre el 8 de abril). También se cuenta con que las convenciones sectoriales preparatorias de la elaboración de la ponencia marco —no está claro cuántas habrá, pero podrían ser tres— se celebren antes del parón, aunque aún podría haber alguna a finales de abril, con la pugna pura y dura por el poder ya en marcha, según indican fuentes de Ferraz.

Foros temáticos previos
Los reglamentos del PSOE estipulan que, una vez celebrado el congreso federal, han de celebrarse los cónclaves autonómicos —para elegir a las respectivas direcciones regionales— en un plazo inferior a 60 días, siendo agosto inhábil. Por eso se contempla no llevar las primarias muy tarde, muy entrado junio, con el fin de no entorpecer la renovación del partido en los territorios y poder dejarla así resuelta antes de las vacaciones de verano. En esto hay acuerdo entre oficialistas y críticos. Todos son conscientes de que el PSOE arrastra una larga demora: el 39º Congreso habría tenido que celebrarse en febrero de 2016, cuatro años después del anterior, el de Sevilla, en el que Alfredo Pérez Rubalcaba se impuso a Carme Chacón, así que hay más de un año de retraso respecto a lo previsto en los estatutos. Los socialistas son conscientes de que no pueden alargar mucho los procesos internos —tras el congreso federal y los regionales, llegan los provinciales y los municipales o de distrito—, ya que el partido debe ponerse pronto manos a la obra para reconstruirse internamente y trabajar en las elecciones autonómicas, locales y europeas de 2019. Y aún cabría que Mariano Rajoy disolviese las Cortes y convocase nuevas generales antes de mayo de 2020.

Los críticos juzgan apretado el calendario diseñado por la gestora, sobre todo porque “los afiliados están deseando votar” y porque no parece sencillo culminar todos los congresos autonómicos antes del 1 de agosto. Pero, al menos por ahora, no se aprecia un ambiente de crispación o de guerra total. Fuentes del sector más contrario a la gestora reconocen a este periódico que abril es complicado por la Semana Santa, así que entienden que la segunda mejor opción es mayo, siempre y cuando se ubique todo (primarias y congreso) en ese mes. Ni siquiera está claro que vaya a forzarse una votación en el comité federal de este sábado. De momento, “no hay ánimo” de hacerlo, aunque todo dependerá “del clima que haya y de cómo vendan la fecha” los oficialistas, según advierte un veterano secretario de Organización crítico con Ferraz. “Un mes arriba o abajo es poco, pero es importante, sobre todo si queremos hacer los congresos autonómicos antes del verano, y además es poco explicable que el federal se retrase”, añade esta fuente. “Sería ridículo que votásemos por un mes arriba o abajo”, advierte un presidente autonómico.

No es seguro que los contrarios a la gestora vayan a forzar votación por la fecha, mientras que el sector oficial dice que sería “ridículo” hacerlo

La gestora pide tiempo, tanto para que se serenen las aguas del PSOE como para desplegar todo el trabajo que tiene por delante: la preparación de los foros temáticos y la culminación de las negociaciones con el PSC. Aún está por ver si los casi 18.000 militantes catalanes podrán votar al secretario general federal. Y esto debe quedar resuelto antes del siguiente comité, el de comienzos de abril, puesto que una vez que se convoque el 39º Congreso se cerrará el censo, y para entonces el PSOE deberá saber quiénes pueden participar en la elección del líder.

Los socialistas comienzan a escribir su hoja de ruta, pero aún quedan meses de durísima lucha por el poder. No hay precandidatos siquiera, aunque sí jinetes preparados: casi con seguridad Susana Díaz, probablemente Pedro Sánchez y quizá también Patxi López. Espera al PSOE un semestre intenso en el que puede recrudecerse su guerra o bien encontrar su catarsis. Es pronto para saberlo.

Aumento de la presión al Gobierno por Trillo y el frente abierto de la ‘sede paralela’ de Ferraz 10

El PSOE sigue aumentando la presión sobre el Gobierno por el demoledor informe del Consejo de Estado contra el Ministerio de Defensa que en 2003 dirigía Federico Trillo, en el momento en que el Yak-42 se estrelló en Turquía, causando la muerte de 62 militares. Este sábado, el Grupo Socialista registró en el Congreso la petición de comparecencia en el pleno de María Dolores de Cospedal, que debería ser aprobada por la Diputación Permanente —enero es un mes de vacaciones parlamentarias, y todo debe pasar por este órgano—, cuya convocatoria también reclama. 

Los socialistas consideran que el asunto es de tal “gravedad” que debe discutirse en el pleno y la ministra de Defensa dar las explicaciones oportunas, “sobre todo después de que el Gobierno trate de enmascarar la destitución de Trillo” al frente de la embajada de España en Londres como el relevo de uno más de sus responsables de las legaciones diplomáticas. 

En el frente interno, la gestora aún debe hacer frente a la sede montada por críticos sanchistas en el número 10 de la calle de Ferraz. La plataforma Recupera PSOE ya retiró las siglas del partido del escaparate del inmueble, pero pretende seguir con su actividad de “asesoramiento” a ciudadanos interesados en darse de alta en el partido. La gestora entiende que ese objetivo es ilegal, puesto que las fichas de afiliación se gestionan desde las agrupaciones y el censo lo controla la sede federal de Ferraz. 

El colectivo tiene previsto explicar las razones de su nacimiento y también exponer las quejas “contrastadas” de ciudadanos que no han podido completar su alta en una rueda de prensa en su despacho de Ferraz 10, el próximo jueves, 12 de enero, a las siete de la tarde, según confirmaron distintas fuentes a este periódico. Todo a dos días de un comité federal decisivo para el PSOE.