ETA anuncia el ‘cese definitivo’ de la lucha armada

The Telegraph, 21/10/11

Noticia original

En un comunicado ETA llamó a los gobiernos español y francés a responder con “un proceso de diálogo directo”.

“ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada”, dijo el grupo en un comunicado publicado en vasco, español, francés e inglés en la página web del diario vasco Gara, el portavoz habitual de la banda terrorista. Que también dio a conocer la declaración en su totalidad a la BBC.

“ETA hace un llamamiento a los gobiernos español y francés para abrir un proceso de un diálogo directo con el objetivo de abordar la resolución de las consecuencias del conflicto y, por tanto, para superar la confrontación armada”, dijo.

“A través de esta declaración histórica, ETA muestra su compromiso claro, sólido y definitivo.”

Pero en este último comunicado de ETA no hacía mención alguna a su intención de entregar las armas.

En una decisión inesperada, el gobierno español fue más allá de lo esperado y dio la bienvenida a la iniciativa como un paso positivo.

José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno español, declaró que el anuncio era una “victoria para la democracia, el derecho y la razón”, pero dijo que las 821 víctimas nunca serían olvidadas.

“La nuestra será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria”, dijo.

“En este momento pienso en particular en la sociedad vasca. Estoy seguro de que a partir de ahora, por fin podrá disfrutar de una sociedad que no depende del miedo o la intimidación; una sociedad verdaderamente libre; una sociedad en paz ”

La declaración se esperaba tras la conferencia de paz en San Sebastián del lunes, en la que los negociadores internacionales de ETA la instaron a renunciar a sus armas.

Es el último movimiento en un proceso que podría ver el final de la última lucha armada en Europa.

El grupo terrorista anunció un “alto el fuego permanente” en septiembre del año pasado, pero el gobierno español insistió en que significaba poco a menos que estuviese acompañado de la entrega de las armas.

La declaración sigue a una conferencia esta semana en el País Vasco, al que asistieron estadistas internacionales como Kofi Annan, el ex Secretario General, y los protagonistas en el proceso de paz en Irlanda del Norte.

La conferencia pidió a ETA que deponga las armas y que el gobierno de España estuviese dispuesto a entablar negociaciones.

Gerry Adams, el presidente del Sinn Fein, recibió ayer con satisfacción la noticia e instó a España y Francia a aceptar la convocatoria y las conversaciones.

Adams dijo que las partes involucradas tienen que centrarse en la reconciliación, las víctimas y la curación del daño personal y social causado ​​por la violencia, mientras que es necesario que Madrid tome medidas que generen confianza.

“Insto a los gobiernos de España y Francia a darle la bienvenida y estoy de acuerdo en que se hable en exclusiva de cómo hacer frente a las consecuencias del conflicto”, dijo en un comunicado.

El gobierno socialista de España ha sido cauteloso sobre la participación en las negociaciones desde que el último “alto el fuego permanente” terminara abruptamente con una bomba en el aeropuerto de Madrid en diciembre de 2006, matando a dos personas e hiriendo a centenares.

El grupo también ha abandonado las treguas anteriores, y en cambio las ha aprovechado para reorganizarse y rearmarse.

Sin embargo, la organización, que aboga por una patria independiente que abarca partes del suroeste de Francia y noreste España, se ha visto gravemente debilitada por las fuerzas de seguridad en los últimos años.

La cooperación entre las autoridades francesas y españolas se han traducido en una serie de arrestos paralizando la dirección de la organización y logrando la incautación de sus depósitos de armas.

El último ataque fatal en territorio español fue en agosto de 2009 y a principios de este mes, el grupo anunció que dejaría la demanda de un “impuesto revolucionario” aplicado a las empresas vascas.

Varios cientos de presos de ETA han pedido públicamente a la banda que abandone la lucha armada.

The Telegraph, 21/10/11