Felipe González urge a “resetear” la socialdemocracia

EL PAÍS 29/03/17

· El expresidente pide reaccionar frente a los retos de la globalización y la crisis política

El expresidente Felipe González ha urgido este martes a repensar la socialdemocracia para buscar respuestas a la crisis de la democracia representativa y a los retos de la globalización y la revolución tecnológica. “Hay una crisis de la partitocracia”, ha dicho González durante la presentación del libro ¿Quién manda ahí?, el primer proyecto de su fundación. “Me preocupan las respuestas reaccionarias. Esa regresión a la que apunta Europa, claramente. Estamos reactivando el rencor como motor de las emociones para la lucha política”, ha añadido el exlíder socialista, que ha animado a la búsqueda de soluciones internacionales. “No nos resignemos. Reaccionemos”.

González ha debatido con José Fernández Albertos, doctor en ciencias políticas, y Alberto Penadés, sociólogo, sobre los efectos de la globalización y la revolución tecnológica. Los países de cultura occidental, ha recordado, se arriesgan a dejar de ocupar el centro de poder que decide los valores y los destinos del mundo. La velocidad a la que aparecen los problemas supera a las soluciones que ofrecen los partidos tradicionales, ha argumentado.  Y ese es el mejor caldo de cultivo para la aparición de “respuestas reaccionarias” que “reactivan el rencor como motor de las emociones para la lucha política” y pongan en peligro el proyecto de la UE, ha advertido.

“No nos resignemos”, ha pedido el expresidente del Gobierno, optimista sobre las posibilidades de cambio que se abren si hay un verdadero esfuerzo por conocer el pasado para repensar el futuro. “Gobernemos la revolución tecnológica”, ha pedido. “La socialdemocracia es un espacio de pura supervivencia. Denuncio la pinza en la que vivimos entre la arrogancia tecnocrática que menosprecia a la gente y la ignorancia de esos necios que no saben que no saben y que a veces llegan al Gobierno”, ha seguido. “¿Por qué no reseteamos esta máquina? ¿Por qué no volvemos a poner en valor lo que representamos, qué objetivos tenemos, y cómo adaptamos ese impulso a las circunstancias que nos ha tocado vivir?”, se ha preguntado. “Se nos escapan segmentos de nuestra sociedad que sufren la desigualdad y la marginación. Si se reseteara el proyecto socialdemócrata habría que mantener en el disco duro los valores y el relato histórico de lo que es, y a partir de ahí afrontar la realidad y los problemas que son totalmente nuevos”.

¿Cuál es la solución? ¿Cómo volver a atraer a los ciudadanos hacia la política? ¿De qué manera se puede favorecer su movilización y participación en el sistema? ¿Son los referéndums la solución, o el apoyo al Brexit o la oposición al acuerdo de paz en Colombia demuestran que no son útiles para resolver las grandes cuestiones?

“Los referéndums son solo eficaces cuando lo que preguntas es sencillo de expresar y decisivo para el futuro del país”, ha contestado González. “Con preguntas complejas no son confiables porque la gente no responde a lo que le preguntan sino a lo bien o mal que le cae el que pregunta”, ha seguido el expresidente, que ha recordado que él mismo convocó una votación para decidir la entrada de España en la OTAN. “Eso no quiere decir que no necesitemos reformas para hacer la democracia más participativa, en absoluto. Pero ojo con que el remedio sea peor que la enfermedad”. Y ha añadido: “Las soluciones demagógicas me inquietan”.

Trump y Putin
La globalización ha producido un profundo cambio sistémico, traducido en el auge de los populismos y los totalitarismos. Como consecuencia, Europa se enfrenta a los efectos de las políticas de Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, y de Vladimir Putin, el de Rusia. TrumpPutin,bromeó González. Los líderes de la dos superpotencias aspiran a diluir a la UE como actor de peso internacional, volviendo al sistema de zonas de influencia que les tenía como grandes protagonistas, ha reflexionado el expresidente del Gobierno.

“Reaccionemos”, ha pedido. “Estamos desconcertados, sin encontrar el camino, y hay que volver a encontrarlo”, ha continuado. “Eso exige un debate de ideas, de análisis de la situación”