EL PAÍS

Romeva acudió a hablar con representantes internacionales al aeropuerto y el portavoz de Puigdemont dice que sucedió en su despacho

El consejero del Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia de la Generalitat, Raül Romeva, se vio el pasado jueves con el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, y el alemán, Sigmar Gabriel, para explicarles la respuesta dada por el Gobierno catalán a los atentados del pasado jueves. Fue de hecho, a una sala a la que estos representantes internacionales habían acudido a encontrarse con el delegado del Gobierno español.

El jefe de prensa del presidente catalán, Carles Puigdemont, ha aprovechado ese encuentro para escribir un tuit en el que se jacta de que la Generalitat recibió a ambos ministros: “Recordáis que decían que no tendríamos relaciones internacionales, que no nos recibiría nadie. Cierto, el consejero Romeva los recibe en su despacho”. Se refería Pere Martí Colom al hecho de que durante el pulso por la independencia, los detractores de ese movimiento han advertido que Cataluña quedará aislada de la comunidad internacional.

Lo cierto es que los encuentros se produjeron en la sala de autoridades del aeropuerto de Barcelona, a la llegada de ambos ministros. La recepción fue organizada por la Delegación del Gobierno central en Cataluña, con la que se mantienen todas las comunicaciones oficiales. Ambos ministros llegaron a Barcelona para visitar a las víctimas del atentado de sus países y para realizar unas ofrendas florales.

El titular de la delegación del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, no pudo acudir, por lo que fue a recibirlos el subdelegado de la delegación de Barcelona, Emilio Ablanedo Reyes. Le acompañó Romeva, porque así lo pidió.

El comentario del jefe de prensa de Puigdemont pretendía cuestionar las dificultades que está teniendo la Generalitat para contactar con otros gobiernos y divulgar así el proceso político catalán y las intenciones de celebrar un referéndum independentista. Pese a las conferencias que el presidente del Ejecutivo autonómico ha ofrecido en diferentes enclaves europeos y estadounidenses, la “diplomacia” catalana no ha logrado que ningún miembro de un Ejecutivo extranjero atienda a Puigdemont o a alguno de sus consejeros.

El presidente catalán evitó aclarar el jueves si los dos atentados terroristas podían modificar su hoja de ruta independentista. Preguntado por ello en Onda Cero, Puigdemont decidió no responder, dando por hecho que los planes para declarar la independencia siguen su curso: “No creo que tenga absolutamente nada que ver”. 

Este domingo Colom, autor del tuit sobre Romeva, ha restringido el acceso de su cuenta de Twitter, ocultando todos sus mensajes a la gente a la que él no sigue. Asimismo, ha borrado el mensaje en el que se jactaba de las relaciones internacionales.