PP y C’s ultiman la salida de Pedro Antonio Sánchez, que resiste y espera la moción

EL CONFIDENCIAL 04/04/17

· Ningún alto cargo del PP se pronunció a favor de sostener al presidente murciano hasta el final. Esperan a que Sánchez reflexione sobre su retirada y Ciudadanos aumenta la presión

Las conversaciones entre PP y Ciudadanos en torno a Murcia continúan mientras la tensión está a punto de hacer estallar el termómetro del Gobierno de la Región. La solicitud del juez Eloy Velasco para que el TSJ murciano investigue al presidente autonómico también en el marco de la trama Púnica por delitos de fraude, cohecho y revelación de información reservada supuso un nuevo mazazo para los populares en la tarde de este lunes, a solo dos días del debate de la moción de censura tras el que la oposición espera expulsar a Pedro Antonio Sánchez del Palacio de San Esteban.

En el Partido Popular no esperaban estas novedades de la Audiencia Nacional en la semana clave para mantener el control del Gobierno regional, y menos todavía mientras se celebraba el comité ejecutivo nacional con Mariano Rajoy a la cabeza. Que el presidente autonómico está acorrolado a día de hoy es innegable y en la dirección del partido se ha acabado el cierre de filas con Sánchez. El nuevo frente judicial abierto no ha cambiado la defensa del respeto a la presunción de inocencia, pero sí los mensajes para pedir más paciencia a la espera del archivo de una imputación que ya son dos. Ningún alto cargo del partido se pronunció ayer a favor de sostener a Sánchez hasta el final.

A la espera de que el propio presidente autonómico reflexione sobre la conveniencia de retirarse a tiempo, en fuentes del PP reconocen que ya no cabe esperar una rápida decisión judicial sobre el caso, el archivo de la causa del caso Auditorio, una vez que la Audiencia Nacional desvía el asunto de la Púnica al mismo Tribunal de Murcia. Rajoy ni siquiera citó el problema en la reunión del comité ejecutivo. A la hora de dirigirse a los máximos dirigentes de su partido, prefirió centrarse en el Brexit y la negociación de los Presupuestos Generales del Estado.

Aun así, la postura del PP murciano sigue siendo la de defender sin fisuras a su líder regional. “Respaldo unánime”, aseguró el portavoz en la Asamblea murciana, Víctor Manuel Martínez, que no tardó en valorar incluso la decisión del magistrado, afirmando que en su formación “no ven razones para que se eleve el caso de la Púnica al TSJ”, frente a la discreción en Génova, donde la dirección nacional guarda silencio a la espera del desenlace. Eso sí, en el entorno del presidente reconocen que Sánchez ya reflexiona acerca de la situación de cara al miércoles, la jornada en la que se producirá el debate de la moción, máxime si Ciudadanos confirma de una vez por todas que la apoyará.

Con todo, en Madrid los interlocutores en la cuestión, Fernando Martínez-Maillo y José Manuel Villegas, mantienen contactos continuos buscando una salida al conflicto que desde hace más de un mes enfrenta a los socios de investidura. Los populares insisten en que la decisión está en manos de Sánchez y los de centro están decididos a llegar hasta el final para provocar su marcha. El portavoz naranja en la región, Miguel Sánchez, lo afirmó sin titubeos: “Votaremos la moción para que convoquen elecciones”. En la formación presidida por Albert Rivera, son conscientes de que el pulso ha adquirido las mayores dimensiones y, teniendo en cuenta el flagrante incumplimiento del pacto, no están dispuestos a que Sánchez se mantenga al frente del Gobierno.

La doctrina de Ciudadanos sigue siendo la del primer día: la mejor opción, afirman, es que el PP mantenga el control del Gobierno con otro dirigente del partido sobre el que no pese la constante sombra de la imputación. En estos momentos, recuerdan, el presidente está siendo investigado por cuatro delitos en el caso Auditorio, y de confirmarse esta nueva imputación sugerida por la Audiencia Nacional, ascenderían a siete sumando tres más por Púnica. En este escenario se basan los centristas para aumentar los decibelios: “Esta situación es insostenible, bochornosa y vergonzosa. El presidente no puede seguir”, insistía el portavoz naranja en la Región.

La formación de Rivera confía en que los populares acaben por entrar en razón y Sánchez comprenda que la dimisión es la única salida que a estas alturas le queda. Si opta por continuar enrocándose, aupado por el partido en la Región, los de centro darán un paso al frente junto al PSOE apoyando a Rafael González Tovar si los socialistas aceptan sus condiciones para constituir un Ejecutivo técnico con independientes y que se comprometa a convocar elecciones anticipadas. En la moción, eso sí, serían necesarios los votos de Podemos, que compartirían fotografía con Ciudadanos y PSOE.