Puigdemont gasta 220 millones en una red de entes públicos para ‘vender’ Cataluña fuera

EL CONFIDENCIAL 13/07/17

· Entes públicos dependientes de los distintos departamentos para promocionar Cataluña. Un despliegue institucional y diplomático de competencias más propias del Estado que de una CCAA

No son solo las embajadas. A los 39 millones de euros con que la Generalitat riega su departamento de Exteriores, hay que añadir una amplísima estructura de entes y organismos públicos, cuya actividad se dirige también a promover la acción exterior del Gobierno de Cataluña, desde cuestiones puramente culturales, como promocionar la lengua catalana o recuperar su memoria histórica, hasta agencias catalanas de cooperación internacional o promoción comercial. Un despliegue institucional y diplomático de competencias más propias del Estado que supone para las arcas públicas de una sola comunidad autónoma más de 220 millones de euros de gasto en plena época de crisis.

El departamento dirigido por el ‘conseller’ Raül Romeva no es el único implicado, aunque de él sí dependen algunos de estos organismos. Ejemplo de ello es la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo, con un presupuesto de 17,4 millones de euros (en 2017 ha sufrido un incremento de 8,8 millones, duplicándose la partida) y que cuenta con 51 empleados en su plantilla. La mayor parte del dinero que gestiona (en torno al 74,4%) son transferencias al sector privado y exterior. Otro de los entes es el Instituto Catalán Internacional para la Paz, cuya finalidad es conseguir que Cataluña tenga un papel activo como agente de paz en la resolución de conflictos. Para ello, los Presupuestos de 2017 destinan 1,4 millones de euros, de los que la mitad van a parar a los 14 empleados del mismo.

También depende de esta consejería el Consell de la Diplomàcia Pública de Catalunya (Diplocat), un consorcio público-privado que busca “construir relaciones de confianza entre los ciudadanos catalanes y los del resto del mundo” y que tiene una partida de 2,3 millones de euros y 13 empleados propios. Entre sus actividades más recientes destacó el viaje de una delegación catalana a Dinamarca hace unas semanas para explicar el referéndum del 1 de octubre en un festival político del país nórdico.