Una decena de cargos de Ciudadanos abandonan el partido por su cambio ideológico

EL PAÍS  17/03/17

· Concejales y diputados provinciales dejan la formación tras la IV Asamblea

Al menos una decena de cargos públicos de toda España han dejado su puesto en Ciudadanos desde febrero, cuando la formación de Albert Rivera aprobó un viraje ideológico (del socialismo democrático al liberalismo progresista) y estatutario (limitando las primarias) en su IV Asamblea. Los concejales y el diputado provincial que se han marchado de la formación han protestado así por la supuesta falta de transparencia interna, el abandono del centro izquierda y la limitación de las primarias. Además, Ciudadanos ha abierto un expediente disciplinario a María del Carmen Prieto, diputada autonómica andaluza y cara visible de la plataforma crítica TranC’sparencia, a la que se acusa de haber roto la Ley de protección de datos al elaborar una base con información de contacto de afiliados, lo que ella niega. El partido ha logrado más de 1.500 representantes en todas las instituciones desde que emprendió su expansión nacional, en 2015.

“Con la celebración de la IV Asamblea llegué al convencimiento de que no podía seguir afiliada a este partido que ha eliminado de su ideario el valor de la socialdemocracia y ha cambiado los estatutos dejando casi sin contenido la democracia interna, el libre debate de ideas y eliminando en la práctica las elecciones primarias tal y como se concebían en sus inicios”, explicó en su despedida Elvira González, que el miércoles dejó su acta como concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Logroño. “Ciudadanos ha pasado a ser un partido político más”, añadió González, que fue compromisaria en la IV Asamblea y estaba adscrita a la corriente crítica de TranC’sparencia.

“Las salidas han sido un goteo durante las últimas semanas”, dicen fuentes de esta plataforma, que consideran que los nuevos estatutos impiden el diálogo interno y persiguen las corrientes de opinión, lo que la dirección niega. “Después de lo ocurrido en la IV Asamblea, que confirma un cambio de ideario sin debate y unas prácticas de funcionamiento interno lamentables, han decidido dar el paso de salir de Ciudadanos”.

El partido dice “respetar” la decisión de su exedil riojana. Al tiempo, reclama las actas a los dos concejales de Las Rozas (Madrid); los cuatro de Gátova (Valencia); y los de Rocafort (Valencia), Gilet (Valencia) y Benetússer (Valencia), que han dejado de defender sus siglas sin abandonar la política, como también ha ocurrido con un diputado provincial de la Comunidad Valenciana. Todos han esgrimido motivos parecidos a los que expresó González para explicar su decisión.

“Ciudadanos lamenta las actuaciones de estos cargos electos, y en función de la carta ética que firmaron al incorporarse al partido se les pide sus actas como representantes en los casos en los que aún no las han devuelto”, dijeron fuentes de la Ejecutiva de Ciudadanos, que considera que algunas de estas salidas están motivadas por asuntos que nada tienen que ver con los cambios introducidos en la Asamblea.

La dirección de Ciudadanos, además, ha mantenido ya reuniones y conversaciones al más alto nivel para evaluar el futuro en la organización de voces críticas como la de la eurodiputada Carolina Punset o el portavoz en las Cortes Valencianas, Alexis Marí.