Seis de cada diez vascos se consideran mal informados sobre el plan Ibarretxe

Un 69% está dispuesto a votar en un eventual referéndum, aún en el caso de que no cumpla los requisitos constitucionales. El 34% considera que el lehendakari debería negociar su propuesta con el Partido Socialista, mientras que un 36% cree que debe seguir adelante con sus planes y un 18% considera que debe retirarlo.

El 34% de los vascos considera que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, debería negociar su propuesta de Nuevo Estatuto político con el Partido Socialista, mientras que un 36% cree que debe seguir adelante con sus planes y un 18% considera que debe retirar su plan, según el último Euskobarómetro elaborado por el Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad del País Vasco correspondiente a la oleada de otoño-invierno.

El informe del último semestre del Euskobarómetro fueron presentados hoy en Bilbao por el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, José Manuel Mata, y los responsables del estudio, Francisco Llera y Alfredo Retortillo.

Según los datos recogidos en las 1.200 entrevistas a domicilio realizadas durante el pasado mes de noviembre, el mantenimiento de la propuesta concita el apoyo mayoritario de todo el electorado nacionalista (desde del 62% del PNV hasta el 86% de EA), la idea de negociación con el Partido Socialista sólo tiene mayoría en el electorado socialista (65%) y la de la retirada sin más entre los populares (69%), mostrándose IU mucho más dividida entre las dos primeras opciones (33% y 39%, respectivamente).

Una mayoría de seis de cada diez vascos (60%) siguen considerándose poco o nada informados sobre los contenidos y las consecuencias de las propuestas de Ibarretxe de superación del actual Estatuto de Autonomía del País Vasco. Frente a ellos, algo menos de uno de cada tres (31%), con un retroceso anual de seis puntos, se reconoce mucho o bastante informado al respecto.

Si la desinformación viene predominando entre los no nacionalistas (69%), ahora afecta también a la mayoría de los nacionalistas (52 por ciento). Sólo entre los votantes de Aralar (58%) y Batasuna (56%) se obtiene una mayoría de informados.

Los vascos siguen divididos en partes iguales entre los que consideran oportunas las propuestas del lehendakari (37%) o inoportunas (37%) en las actuales circunstancias de persistencia de la violencia. La oportunidad de esta iniciativa sigue siendo apoyada mayoritariamente por los nacionalistas (65%) y es la opinión mayoritaria de los votantes de estos partidos (desde el 58% de Batasuna al 85% de Aralar, pasando por el 61% del PNV y el 72% de EA), a los que se añade el 50% de IU. Por el contrario, la opinión sobre su inoportunidad es respaldada por casi seis de cada diez votantes (56%) no nacionalistas, entre los que se encuentran siete de cada diez votantes socialistas y nueve populares.

Constitución española

Se mantiene la mayoría de vascos (47%) que consideran tales propuestas incompatibles con la Constitución Española, retrocediendo la minoría (19%) de los que no dudan de su constitucionalidad. Por primera vez, no existe ningún electorado que se decante claramente por la percepción de la compatibilidad, que ni siquiera supera el tercio de los votantes de los partidos que apoyan al Gobierno vasco. Si el nacionalismo se muestra absolutamente dividido al respecto, la mayoría no nacionalista (60%) tiene clara y de forma creciente su inconstitucionalidad, sobre todo, entre los votantes populares (86%) y socialistas (69%).

Un 49% de los vascos, tras un ligero incremento de cuatro puntos en el último semestre, creen que las propuestas del lehendakari van a traer más división e inestabilidad a la sociedad vasca y no llegan a uno de cada tres vascos (30%) los que piensan, por el contrario, que van a aportar más tranquilidad y estabilidad a la sociedad vasca.

El 67% de los vascos consideran imprescindible que cualquier reforma del autogobierno mantenga, como mínimo, el anterior consenso o mayoría política conseguidos por el Estatuto de Gernika. Esta opinión es mayoritaria, tanto entre nacionalistas (56%), como no nacionalistas (77%), y en todos los electorados democráticos desde el mínimo del 54% de EA hasta el máximo del 89% de los populares. La opinión contraria de la prescindibilidad de tal consenso no llega a ser apoyada ni por dos de cada diez vascos (17%) y sólo obtiene un “exiguo” apoyo de menos de un tercio de los nacionalistas.

A pesar de su falta de información, de las dudas sobre su constitucionalidad y de la inquietud sobre sus consecuencias, un 48% sigue viendo los planes de Ibarretxe, tanto por su contenido como por su método, una propuesta de reforma, frente a un tercio que la considera de ruptura. La primera opinión es mayoritaria entre los nacionalistas (78%) y entre los electorados de la mayoría parlamentaria (desde el 65% de IU al 87% de EA). La segunda, por su parte, lo es entre los no nacionalistas (52%) y los votantes populares (90%) y socialistas (59%).

Referéndum

Un 69%de los vascos dicen estar dispuestos a votar en un eventual referéndum, aún en el caso de que no cumpla los requisitos constitucionales, siendo algo que piensan la mayoría, tanto de nacionalistas (78%), como no nacionalistas (63%) y desde el mínimo de Batasuna (67%), al máximo de EA (97%).

Del 88 por ciento que dice no tener decidido abstenerse, algo menos de un tercio del electorado (30%) se decanta por el sí, que sólo es mayoritario entre los votantes nacionalistas (entre el 41%de los votantes de Batasuna y el 74% de los de EA), algo más de dos de cada cinco (21%) por el no (entre el 45% de los socialistas y el 81% de los populares) y otro tercio no tiene decidido el sentido de su voto, sobre todo entre los votantes de IU.

EL DIARIO VASCO, 29/12/2004