¿Quiénes somos?

Las personas que iniciaron este proyecto.

Si te inquieta la situación en el País Vasco, no estás solo. Aquí encontrarás a otras personas con tu mismo interés. Unas, porque viven en Euskadi entre silencios temerosos. Otras han tenido que marcharse, para proteger su vida del terrorismo o porque el clima social se les había vuelto irrespirable. Muchos otros ciudadanos españoles están preocupados por las consecuencias que el caso vasco puede tener para la democracia en España y en Europa.

Aquí podrás compartir con ellos tus experiencias, tus conocimientos y opiniones.

Iñaki Arteta – Guillermo Barredo – Andrés de Blas -Augusto Borderas – Mikel Buesa – Jose Mª Calleja – Inma Castilla de Cortázar – Rosa Díez – Javier Elorrieta – Fernando García de Cortazar – Xabier Garmendia – Santiago González – Emilio Guevara – Agustín Ibarrola – Juan Infante – Mikel Iriondo – Ignacio Latierro – Roberto Lersundi – José Ignacio Martínez Churiaque – José Antonio Maturana – Fernando Maura – Jaime Mayor – José Mª Muguruza – Ignacio Olaso – Mario Onaindía – Loyola de Palacio del Valle (Fallecida el 13/12/2006) – Nicolás Redondo – Juantxu Rivas – Cristina Ruiz – Fernando Savater – José Mª Segura – Carlos Totorica – Edurne Uriarte -Federico Verástegui – Iñaki Viar – Germán Yanke – Javier Rupérez – Ana de Palacio del Valle Lersundi.
El 1/9/2003 falleció Mario Onaindia tras una larga enfermedad que ya le había impedido aparecer en esta foto junto a los otros fundadores.

¿Por qué esta foto se ve desenfocada?
No te extrañe si encuentras poco nítidos los rostros de algunas de nuestras fotografías. Es para no facilitar el trabajo al lobo tasuno y sus amigos, que son auténticos fans de nuestras cosas.

Como son bastante descuidados, van dejando nustras fotos por cualquier lado y un día viene un policía a traérnoslas: “Mire que favorecido ha salido usted aquí”. Y nosotros le contestamos: “Menos mal que ustedes llegaron a tiempo”.

Si estuviésemos dentro de la película “La vida es bella” compartiendo techo con Roberto Benigni, contaríamos a nuestros hijos pequeños que estábamos jugando al escondite, para conseguir ganar un tanque.

Es verdad que algunos de nuestros amigos son personajes públicos y sus fotos están ya muy difundidas. A pesar de todo, no quisiéramos que fuese precísamente una foto o una información publicada por nosotros lo que facilitase el hilo para que llegasen hasta ellos. ¡Nuestros hijos pequeños se quedarían entonces sin el tanque!