De andaluza a independentista

EL ECONOMISTA 01/03/17

Una joven andaluza explica cómo se convirtió en independentista catalana en menos de un año tras irse a estudiar a Barcelona

· Originaria de Almería, su ‘conversión’ llegó en plena ebullición del 9N
· Su decisión fue cuestionada en su entorno familiar y de amistades
· El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha ensalzado su caso

Tiene 22 años, estudia Derecho en la Universidad Autónoma de Barcelona y es independentista catalana. El perfil de Alysa Soler no tendría nada de particular en el mundo universitario catalán de no ser porque ella es originaria de Cuevas de Almanzora (Almería), socia del Real Madrid desde 2002 y lleva menos de tres años residiendo en Cataluña.

Un ejemplo de empatía hacia una causa y adhesión al entorno que ella misma ha explicado en las redes sociales, convirtiéndose en fenómeno viral por unas horas y que ha despertado el interés de personalidades como el vicepresidente del Govern catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras.

Aparte de declaraciones esporádicas recogidas en portales independentistas, ha sido la propia Alysa quien ha optado por relatar su experiencia completa y su conversión al independentismo desde su propia cuenta de Twitter. A través de un extenso hilo que enseguida logró repercusión con multitud de apoyos y críticas en la citada plataforma, la joven ha detallado cómo ha llegado a sentirse parte de este movimiento cuando hasta hace tres años era algo completamente ajeno a su día a día.

Según el propio testimonio de esta actual residente en Sabadell, su llegada a Cataluña para emprender sus estudios en 2014 se produjo en plena efervescencia de la consulta del 9N, fenómeno que ella, afín en ese momento a PP y Ciudadanos, observaba con desconfianza. Sería el devenir cotidiano en la universidad y especialmente sus asistencia a una marcha de Societat Civil Catalana (SCC) contra la independencia el 12 de octubre de ese 2014 lo que le harían ir cambiando el chip.

El hecho de que algunos profesores tuvieron la deferencia de hablarle en castellano en las aulas y el sentirse parte de algo que ella denotaba como positivo frente a la negatividad de aquellos que no comulgaban con la secesión hicieron a Alysa integrarse en diferentes plataformas como la ANC en Sabadell o las Juventudes de Convergència. Sin embargo, el “giro a la izquierda” de este partido en su alianza con ERC y la CUP en el Parlament, según reconoce la joven a La Vanguardia, ha hecho que ahora milite en Catalans Lliures.

Alysa, que se reconoce “fan de Artur Mas”, ahora en el foco mediático por el juicio por la consulta del 9N, ya admitía en una entrevista concedida en 2015 que en menos de un año ya se declaraba independentista, que Barcelona siempre le gustó más que el “pueblerino” Madrid y que llegó a dejar a un novio de l’Hospitalet porque se pasaba el día diciendo: “¡Esto es España y me cago en Cataluña y los putos catalanes!”.

Aunque esta conversión al independentismo le ha costado a Alysa críticas y reacciones enconadas de su entorno familiar y de amistades en Almería, ella misma admite que entre todos han aprendido a “templar” los ánimos.

En todo caso, su relato sirve a políticos como el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián para defender que existen personas llegadas fuera de Cataluña, muchas castellanoparlantes, que también luchan por la independencia.