Ibarretxe anuncia su referendum para 2003

 

El lehendakari hará la consulta popular de su plan soberanista si ETA deja de matar. Asegura que la ilegalización “de ideas” aleja la paz de Euskadi.
Dignos de ser destacadas por su ambigüedad son los últimos pasajes: “ETA sigue asesinando y necesitamos fervientemente que se respeten todos los Derechos Humanos para todas las personas, para las mujeres, niños, empresarios, policías, detenidos e incluso para los culpables de terribles delitos, para todos”. Tampoco faltó “un recuerdo sincero para todas las víctimas de la violencia y el terrorismo”, y concluyó diciendo: “no voy a descansar mientras haya una sola persona en nuestra sociedad que sufra la violencia, la persecución y la falta de libertad”.

Reacciones

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, anuncia en su mensaje de fin de año que en 2003 impulsará “decididamente” el debate sobre su plan de libre asociación de Euskadi con el Estado. También recuerda a las víctimas del terrorismo y critica la ofensiva del Gobierno y los juces contra Batasuna ya que, en su opinión, la ilegalización de “ideas” aleja la paz del País Vasco.
Ibarretxe indica que presentará ante el Parlamento Vasco un “proyecto de solución”, fruto del debate suscitado ante la iniciativa que el jefe del Gobierno autónomo presentó ante la Cámara el pasado 27 de septiembre para que la sociedad vasca decida su futuro en paz.

En el mensaje, emitido la última noche del año a través de la televisión vasca, Ibarretxe explica que este proyecto de solución será “posteriormente [sin precisar la fecha] sometido, en ausencia de violencia, a la ratificación” de todos los vascos. En este sentido, Ibarretxe promete que no descansará mientras en Euskadi exista “una sola persona que sufra la violencia, la persecución y la falta de libertad”.

“Un antes un después”

En su opinión, el año 2002 “no ha sido un año más”, sino que “va a marcar un antes un después en el largo, y a veces doloroso, recorrido que viene realizando la sociedad vasca en su afán por alcanzar la paz”. En cuanto a la coyuntura económica, el lehendakari asegura que el País Vasco lleva 10 años creciendo por encima de las economías de su entorno, pero “le falta la paz”, aunque muestra su convicción de que “hoy estamos más cerca de erradicar la violencia de nuestras vidas”.

Así, recuerda que la sociedad vasca, en la manifestación del pasado día 22 en Bilbao, “ha vuelto a dar muestras de que no va a descansar hasta encontrar la paz. Ha sido el pueblo vasco, el que, de nuevo, se ha puesto al frente y le ha exigido, de forma clara e inequívoca a ETA, que desaparezca de nuestras vidas, de una vez y para siempre. La sociedad vasca va a decidir en paz y libertad. ‘ETA Kanpora’. ETA sobra y estorba, mancha la imagen de nuestro pueblo, un pueblo pacífico y trabajador”.

En este sentido, opina que “es tiempo de paz, de diálogo, de soluciones”, por lo que tiende una mano al resto de las formaciones políticas: “Sinceramente, considero que los representantes políticos e institucionales tenemos una asignatura pendiente con la sociedad vasca. Debemos estar a la altura de las circunstancias y demostrar que, más allá de los insultos y las descalificaciones, somos capaces
de profundizar en el diálogo y en el respeto mutuo, para alcanzar acuerdos y arreglar los problemas”.

Dignos de ser destacadas por su ambigüedad son los últimos pasajes: “ETA sigue asesinando y necesitamos fervientemente que se respeten todos los Derechos Humanos para todas las personas, para las mujeres, niños, empresarios, policías, detenidos e incluso para los culpables de terribles delitos, para todos”. Tampoco faltó “un recuerdo sincero para todas las víctimas de la violencia y el terrorismo”, y concluyó diciendo: “no voy a descansar mientras haya una sola persona en nuestra sociedad que sufra la violencia, la persecución y la falta de libertad”.

Varios medios 1/1/2003