Ibarretxe y Otegi reciben a Mas en el País Vasco para reactivar la vía soberanista

EL CONFIDENCIAL 20/02/17

· El expresidente catalán ofrecerá el miércoles una conferencia en San Sebastián junto a Ibarretxe que ha despertado una enorme expectación

Del banquillo de los acusados al asiento de los venerados. El expresidente catalán Artur Mas se va a dar este miércoles en San Sebastián un baño de masas con una conferencia a favor del derecho a decidir junto al exlendakari Juan José Ibarretxe que ha levantado una enorme expectación en el independentismo vasco. Será un mano a mano entre quienes han fracasado de forma estrepitosa en sus proyectos secesionistas al frente de los gobiernos catalán y vasco, configurado para reactivar el soberanismo en Euskadi en pleno desafío catalán por la convocatoria del referéndum independentista.

Mas cambiará el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, donde se enfrenta a una posible pena de inhabilitación para cargo público por desobedecer al Constitucional en la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, por el Auditorio Kursaal, lugar por lo general reservado a los grandes artistas. El expresidente recibirá tratamiento de estrella en un auditorio ya de por sí entregado a su figura antes de que ni siquiera inicie su ‘espectáculo’. De hecho, la expectación generada, con más de 1.200 peticiones para asistir a la conferencia en apenas una semana, ha superado “todas las previsiones” y ha llevado a la organización a trasladar el acto del cubo pequeño del Kursaal, con capacidad para 626 personas, al auditorio, con previsión de que se ocupen sus 1.806 butacas. “No queremos que nadie se quede fuera”, aseguran.

Bajo el título ‘El derecho a decidir. El proceso en Cataluña’, esta exhibición independentista está organizada por la plataforma soberanista Gure Esku Dago (Está en nuestras manos) y Agirre Lehendakaria Center, un centro de “estudios interdisciplinares” puesto en marcha por Ibarretxe para “impulsar el desarrollo humano sostenible” y el “compromiso con los derechos humanos” que cuenta con ayudas públicas de las instituciones vascas para impulsar sus proyectos y estudios.

Será esta una semana estructurada para activar el soberanismo en Euskadi, ya que a la conferencia de este miércoles a las 19:00 le seguirá un día después el recibimiento oficial que dispensará a Mas el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en Sabin Etxea (Bilbao), que servirá para estrechar lazos entre ambos y abordar “la situación política” en España. En este encuentro, el líder ‘jeltzale’ trasladará en persona al expresidente catalán su solidaridad y apoyo en estos momentos en los que se enfrenta a la Justicia acusado de desobediencia y prevaricación. Será el tercer gesto que realiza el PNV en su apoyo en apenas unos días. El pasado día 2, a las puertas del juicio, la formación nacionalista unió sus votos a EH Bildu en el Parlamento vasco para respaldar a Mas y defender que “consultar no puede ser delito”; tan solo dos días después, Ortuzar compartió concentración con el líder de Sortu, Arnaldo Otegi, en solidaridad con el exresponsable de la Generalitat en un acto convocado por Gure Esku Dago en el Boulevard de San Sebastián.

Ortuzar no acudirá a la conferencia del líder del PDeCAT en el Kursaal por, según alega, incompatibilidades de agenda, ya que a esa misma hora tiene un compromiso adquirido con la Fundación Sabino Arana en Bilbao para presentar el libro del escritor Eugenio Ibarzabal. Tampoco asistirá a la charla el lendakari Iñigo Urkullu, que ha negado presiones de su socio de gobierno (el PSE) para no acudir. El presidente vasco, que ha marcado distancias con el proceso soberanista catalán al apostar por una consulta desde la “bilateralidad” con España, ha defendido que “no es normal” que el presidente del Ejecutivo de Vitoria acuda a conferencias de otros líderes políticos, si bien se ha puesto a disposición del exlíder de la antigua Convergència para atenderle. Su anunciada ausencia ha sido criticada por Otegi, que no piensa faltar a la cita liderando una amplia representación de la antigua Batasuna. Sí acudirán, no obstante, dirigentes de la formación ‘jeltzale’, que en Guipúzcoa, bajo el liderazgo de Joseba Egibar, apuesta de forma decidida por unir fuerzas con EH Bildu para emprender el camino secesionista.

El independentismo vasco
Con la conferencia en el Kursaal y el encuentro en Sabin Etxea, el independentismo vasco busca prender la mecha del soberanismo en unos momentos en los que esta cuestión ocupa un orden secundario en la agenda institucional del Gobierno vasco y de la ciudadanía. Los partidarios del independentismo han caído a mínimos históricos en Euskadi y la sociedad vasca votaría no en un referéndum por la segregación de España, incluso entre las bases del PNV, donde son mayoría quienes se opondrían (un 40% frente al 32%). Son datos de los últimos Sociometro (elaborado por el Gobierno vasco) y Euskobarómetro (realizado por la Universidad del País Vasco), que reflejan que el derecho a decidir no se encuentra entre las principales prioridades de los vascos.

Pero, al margen de estos sentimientos a pie de calle, EH Bildu y el PNV aprovecharán la presencia de Mas en Euskadi para alimentar de forma pública sus deseos de independencia y arremeter contra el Gobierno central por su actitud ante el proceso soberanista catalán, que acaba de ver cómo el Constitucional ha anulado las resoluciones aprobadas en octubre por el Parlamento de este territorio para impulsar la celebración de un referéndum en este 2017. El Tribunal, que abre la puerta a una nueva vía penal contra la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, califica de “inaceptable” la “vía de hecho” emprendida, aunque el Gobierno catalán se mantiene en sus intenciones de llevar a cabo la consulta a lo largo de este año. Para ello, cuenta con el respaldo público del PNV, que, si bien opta por la vía del acuerdo con España para la consulta en Euskadi, brinda su “total apoyo” al Ejecutivo de Carles Puigdemont.

Celebrar la consulta soberanista en esta legislatura está en el programa del lendakari, pero Urkullu no es Ibarretxe. El actual presidente vasco descarta la vía de la confrontación que emprendió el anterior lendakari ‘jeltzale’, cuyo plan consultivo unilateral supuso un precedente fracasado para Mas en sus aspiraciones de consultar a la ciudadanía. Ibarretxe se topó con dos sonoros portazos a sus aventuras secesionistas: en 2005, con el rechazo de las Cortes Generales a su propuesta de Nuevo Estatuto Político para Euskadi, y en 2008, con el veto unánime del Constitucional a la Ley de Consulta vasca que servía de paraguas legal para el referéndum.

Otegi critica la ausencia de Urkullu, pero el PNV censura la pretensión de la izquierda ‘abertzale’ de asumir el legado político del Ibarretxe

Estos dos fracasos precedieron a su derrota política en las elecciones de 2009, cuando el pacto entre el PSE y el PP, aprovechando la ausencia de la ilegalizada Batasuna en los comicios, llevó a Patxi López a ser el primer lendakari no nacionalista. Entonces, Ibarretxe abandonó la arena política para promover la independencia vasca desde otros foros, en particular el educativo. Ahora, dentro de este fin, este miércoles compartirá mesa con Mas, con quien abordará las “perspectivas de futuro” del proceso soberanista catalán. En su intervención, según señala la organización, el exlendakari reflexionará sobre “la importancia del derecho a decidir como principio democrático” y la trascendencia “de la cultura para que pueblos como el vasco encuentren su lugar en el mundo”, al tiempo que ofrecerá una visión sobre la “crisis económica y la globalización”.

Todo bajo la atención de una amplia representación del ‘abertzalismo vasco’ liderada por Otegi, que ya sabe lo que es ocupar el puesto de Mas e Ibarretxe en el Kursaal. El líder de Sortu ya llenó el auditorio con un acto organizado a su salida de la cárcel, donde permaneció seis años y medio por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna a instancias de ETA. Otegi ha criticado la ausencia de Urkullu a la conferencia, pero el PNV censura la pretensión de la izquierda ‘abertzale’ de asumir el legado político del exlendakari, y más cuando en su momento no brindó su total apoyo al denominado Plan Ibarretxe.