Mas vende en la Universidad de Oxford una Cataluña “como Dinamarca”

 EL PAÍS 02/03/17
 
· El expresidente catalán asegura que el Gobierno español se niega a hablar de “construir un nuevo país en el sur de Europa”

En medio del acelerón que ha experimentado el proceso secesionista catalán en los últimos días, el expresidente de la Generalitat Artur Mas habló este miércoles por la noche en un club de debate de la Universidad de Oxford, el Oxford Union, ante un centenar de estudiantes, para explicar lo que definió como “un proceso político basado en la democracia, la actitud pacífica y el derecho a decidir”. Mas presentó a la sociedad catalana como víctima de la intransigencia de un Gobierno español que se niega siquiera a hablar del proyecto de “construir un nuevo país en el sur de Europa”. “Una Dinamarca mediterránea”, ilustró el expresidente, “con buenos trabajos, salarios justos, desempleo bajo, una economía abierta y un Estado de bienestar fuerte”.

El expresidente de la Generalitat recordó a los asistentes que su sucesor, Carles Puigdemont, aprobará un referéndum “en septiembre de este año o antes” y que el Gobierno español “amenaza con suspender la autonomía”. “Frente a esta amenaza, debe quedar claro que no recularemos”, advirtió.

Mas abrió la posibilidad de una alternativa distinta a la secesión o el status quo al asegurar, hacia el final de una intervención que se prolongó durante más de una hora, que es responsabilidad del Gobierno proponer una tercera opción. “Si no hay una oferta atractiva sobre la mesa”, advirtió, “deberemos elegir entre el estado actual de las cosas o la independencia”.

Insistió el expresidente catalán en que, “por increíble que parezca, Rajoy y toda la clase política excepto Podemos se ha negado a aceptar que el 80% u 85% de la población catalana apoya un referéndum de autodeterminación”. “Muchos creímos que España se comportaría como Reino Unido, aunque fuera solo un poco”, añadió Mas. “Pero no lo ha hecho. En seis años no hemos recibido una sola concesión, Madrid se ha negado a escuchar. España no trata siquiera de convencer, solo evita el debate. Al contrario de lo que Reino Unido hizo en 2014 con Escocia, o Canadá en 1980 y 1995 con Quebec, Madrid se ha negado a escuchar. Mientras los unionistas en Reino Unido trataron de convencer a los escoceses a que votaran  con argumentos, los españoles no han intentado convencer a los catalanes, simplemente les han impedido votar”. Aprovechando que estaba en Reino Unido, puso Mas el ejemplo de Gibraltar, y dijo que “el Gobierno se empeña en actuar contra la voluntad del 96% de los gibraltareños”.

A preguntas del público, Mas se refirió a la intención de esquivar el escrutinio parlamentario completo en la tramitación la “ley de transitoriedad jurídica”, que dirigiría el proceso de la autonomía a la independencia y que Junts pel Sí y la CUP anunciaron al final del año pasado, pero de la que se sigue sin conocer el contenido. “Para celebrar el referéndum este año necesitamos un marco jurídico específico que no existe”, explicó Mas. “Esta legislación será combatida por el Tribunal Constitucional y será suspendida, lo cual provocará tensiones entre Madrid y Barcelona. Si no se puede negociar, la tensión crecerá”.