Separatistas vascos abandonan la violencia para avanzar en sus objetivos

The New York Times, 21/10/11

Noticia original

LONDRES – Después de más de 40 años de lucha violenta por la independencia de la patria vasca en España y Francia, el grupo separatista ETA declaró un fin unilateral de su campaña de bombardeos y tiroteos el jueves, diciendo que querían aprovechar una oportunidad “histórica de llegar a una solución justa y democrática a un conflicto histórico”.

El anuncio del grupo de “el cese definitivo de su actividad militar”, y su llamamiento a un “diálogo directo” con los gobiernos de Madrid y París, llegó en forma de una declaración escrita y un video online, que fueron enviados a las organizaciones de noticias.

La renuncia a la lucha armada fue un paso más allá que los anteriores alto el fuego que el grupo ha declarado, y roto muchas veces, a lo largo de los años. Tal vez fue un reconocimiento de que el grupo había sido muy debilitado por la represión de las fuerzas de seguridad españolas y francesas.

Los dirigentes españoles, enfrentados a una crisis de la deuda y las medidas de austeridad, dieron la bienvenida a una poco habitual buena noticia con alivio y optimismo.

“Hoy triunfa el Estado de Derecho “, dijo el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero. “Nuestra democracia existirá sin terrorismo, pero no sin memoria”, añadió, recordando las 829 personas asesinadas por ETA durante más de cuatro décadas.

Mariana Rajoy, líder del opositor Partido Popular, calificó el anuncio “buena noticia”, con la salvedad de que “la tranquilidad de los españoles sólo será completa cuando se produzca el completo desmantelamiento de ETA.”

De hecho, la declaración no cumple con muchas de las demandas históricas de España – ETA no dijo que se desarmaría ni disolvería, y no renuncia al objetivo de la independencia – y los expertos advirtieron de que muchos problemas tienen que ser resueltos antes de que la paz se pueda conseguir.

Lejos de disolverse, ETA, que es considerado un grupo terrorista por la Unión Europea y los Estados Unidos, dejó en claro que se ven a sí mismos y su brazo político, como actores principales en las futuras negociaciones.

Entre esas cuestiones figuran las demandas de liberación de cientos de militantes vascos encarcelados en cárceles francesas y españolas, entre otros figuras de alto rango de la dirección de ETA y Batasuna, un partido político prohibido que ha estado estrechamente relacionada con ETA. Igualmente espinoso será las cuestión relacionadas con el desarme de ETA y el desmantelamiento de sus armas y explosivos, dijeron los expertos, y la reinserción de los antiguos militantes de la vida cotidiana.

La declaración también pareció no llegan a garantizar que la lucha armada nunca se reanudaría.

El video mostró la declaración de ETA leída en español por uno de los tres activistas de ETA sentado en una mesa flanqueada por banderas nacionalistas vascas, con boinas negras, capas y máscaras blancas. Intermediarios con acceso a los últimos líderes de ETA identificaron a los tres personajes como miembros de la comandancia general del grupo.

Los comandantes enfáticamente reafirmó la meta de la independencia, y al final del video se unieron en los tradicionales gritos de guerra de ETA saludando con el puño en alto. “La lucha por la independencia de la patria vasca continúa!” Gritaban.

Otra preocupación se centraba en el hecho de que el anuncio fue hecho en lo que equivalía a un vacío político. El gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y el Partido Popular de centro-derecha, uno de los favoritos para ganar las elecciones generales el 20 de noviembre, al parecer no participaron en las negociaciones que condujeron a la convocatoria. El Partido Popular se ha opuesto enérgicamente a cualquier acuerdo de paz rápido, insistiendo en que no sólo ETA debe renunciar a la violencia y deponer las armas, sino también se disolverse en los términos que se negociarán con las autoridades de Madrid.

En cambio, la declaración ha sido precedida por un llamamiento a ETA por parte un grupo de negociadores de paz que se reunió de modo no oficial esta semana en San Sebastián, el centro político de la patria vasca en España. El grupo incluyó a Kofi Annan, ex secretario general de las Naciones Unidas, Gro Harlem Brundtland, ex primer ministro de Noruega, y Gerry Adams, líder del grupo nacionalista irlandés Sinn Fein, que siempre ha tenido vínculos con ETA y quien personalmente ha pasado de la lucha armada a la lucha política.

El grupo emitió un comunicado el lunes, diciendo que era “hora de terminar, y es posible terminarl, el último enfrentamiento armado en Europa.”

The New York Times, 21/10/11