La presidenta del Gobierno de Madrid ha denunciado durante su intervención en la Conferencia de Presidentes Autonómicos del Monasterio de Yuso la “negociación del déficit a la carta” que ha mantenido el presidente del Gobierno con el lendakari hasta las horas previas al comienzo de la cita y que ha tenido, como consecuencia, la llegada in extremis de Iñigo Urkullu a La Rioja. En sus críticas, la presidenta madrileña se ha visto respaldada desde Andalucía por el Gobierno de Juanma Moreno Bonilla que ha asegurado que “miedo nos da cuál habrá sido el acuerdo bajo la mesa”.

La Conferencia de Presidentes ya ha concluido y a las cinco de la tarde se esperan las ruedas de prensa de todos los participantes. Isabel Díaz Ayuso ha sido una de las últimas en hablar en el Monasterio de Yuso y ha querido criticar el “déficit a la carta” que se negocia “de manera bilateral” porque supone un trato “desigual y discriminatorio”. Ayuso denunciaba así el acuerdo previo entre Sánchez y Urkullu que permitirá al País Vasco 2.000 millones más de deuda pública (hasta el 15,9%) y ampliar la senda de déficit hasta otros 1.700 millones.

Esta negociación bilateral era la condición que exigía el lendakari para acudir a la Conferencia, y ha obligado a una intensa negociación entre la ministra de Hacienda del Gobierno central y su homólogo vasco, y a que Sánchez prometiera personalmente que la reunión entre ambos gobiernos para fijar definitivamente las cifras tendría lugar “a la mayor brevedad posible”. Finalmente, el lendkari ha conseguido que sea en septiembre.

Ayuso ha rechazado también la idea de “armonizar” impuestos, ya que eso “supondría que Madrid, con la presión fiscal más baja, tendría que subirlos”

Ayuso también ha rechazado las ideas, que varios presidentes autonómicos del PSOE han lanzado durante sus intervenciones, en las que se defendía una “armonización de impuestos”. La presidenta de la Comunidad de Madrid entiende que esa armonización obligaría a Madrid a subirlos -es la Comunidad donde la presión fiscal es más baja-. Ayuso ha insistido en que “cuanta más gente haya trabajando y pagando menos impuestos, es mejor”.

Sobre el destino de los Fondos, Madrid ha reclamado que al menos el 50% de los 140.000 millones llegue directamente a las Comunidades Autónomas para que éstas puedan sufragar los gastos ocasionados por el covid en Sanidad y también para afrontar el inicio “diferente” del nuevo curso escolar. En este apartado, las intenciones de Ayuso chocan con la de otros dirigentes autonómicos de su propio partido, que exigen un reparto distinto del dinero, como Andalucía o Galicia.

Seguridad ciudadana y ‘okupación’

En lo que sí ha coincidio con el resto de presidentes autonómicos del PP -y de varios del PSOE- es en la necesidad de que haya “una estrategia común para toda España” a la hora de afrontar los rebrotes. La presidenta de la Comunidad de Madrid también ha hecho una mención especial en su intervención en la necesidad de tener apoyo a la hora de garantizar la seguridad ciudadana y, concretamente, en frenar los problemas de la ocupación de viviendas.

Ayuso se ha visto respaldada en sus críticas a la negociación de Sánchez con Urkullu desde Andalucía. El portavoz del PP-A y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, aseguraba desde Málaga que “miedo nos da en Andalucía cuál habrá sido el acuerdo bajo la mesa que ha llegado Pedro Sánchez con el lendakari para que acuda” a la Conferencia de Presidentes “y hasta qué punto va a perjudicar a otras comunidades autónomas y a Andalucía”.

Según informa Ep, en su intervención en la clausura de la Escuela de Verano del PP de Málaga, ha indicado que “ya estamos con la mosca detrás de la oreja, porque los presidentes de País Vasco y Cataluña no suelen acudir a estas reuniones, pero esta mañana Urkullu anuncia que va”. “Vamos a estar muy atentos, pero no vamos a permitir ni mucho menos que se priorice a unas comunidades autónomas sobre otras. Todos somos españoles y el 20 por ciento de los españoles somos andaluces y no vamos a permitir ni un agravio”, aseguraba el portavoz del PP-A, insistiendo en que “los andaluces no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos”.

Sobre la reunión, se ha referido al reparto de fondos COVID por parte del Gobierno español, donde, ha indicado, “nos han enviado menos de la mitad de lo que nos corresponde” según criterios de población. “Esos son las agresiones a la bandera de Andalucía y que este gobierno no va a tolerar”, ha apostillado.