Canción de los ausentes

Sabemos que el odio no tiene fronteras, pero la solidaridad tampoco. Inundemos de cariño a las víctimas y a los ausentes, porque lo somos cada uno de nosotros. Abrazos de Gabriel.

CANCIÓN DE LOS AUSENTES

(A familiares, amigos, seres, paisajes e instantes vividos y soñados)

Una palabra tras otra
para el oído que calla.
Versos que sin punto y coma
nos abracen como danzas.
Un horizonte de notas
para la triste guitarra.
Canciones mudas y sordas
bajo ritmos de esperanza.

ESTRIBILLO:
¿Cuánto durará la ausencia
y este sufrir permanente?
¿Cómo vaciar la pena
por sentirte y no tenerte?

Una nube que no llora
alrededor de la cara.
Lágrima eterna nos brota
contagiosa y solidaria.
Un pincel que da las horas
y colorea tu casa.
Volandera mariposa,
parpadeo de mis alas.

ESTRIBILLO.

Una estrella de mil hojas,
me entregas cada mañana,
y una boreal aurora,
luce en mi noche asustada.
Te doy plumas de gaviota
para tu sueño de almohada,
y una raíz de sequoia,
guía el camino del alba.

ESTRIBILLO.

Toma brisa, suave ola,
para envolver tu nostalgia.
Dame sonrisas redondas,
para el dolor de mi alma.
Un suspiro ya entrecorta
nuestra despedida larga.
Cada instante es una rosa,
recuerdo de los que se aman.

ESTRIBILLO.

Letra y Música: Gabriel González, de sus recitales “El miedo del adiós y las cosquillas del hola” y “11-M: Del Pozo al cielo, vía Atocha”.

Gabriel, 8/7/2005