Javier Elorrieta-Editores

Ayer vi la entrevista de JR Rallo al profesor Retollar sobre “la armonización fiscal” y escuché las patochadas de Ximo Puig para que a Madrid se le obligue a subir las bases impositivas sobre las cuestiones que le son de su competencia,

En el transcurso de la entrevista salieron dos cuestiones que me resultaron novedosas. Esas cosas que debieras saber pero que pasan desapercibidas hasta que alguien las comenta. Una fue que el déficit de Valencia respecto a su PIB ha crecido alrededor 250 veces más que el de Madrid. La otra es que cuando España era un país centralizado, por lo visto no había el tan cacareado “efecto de capitalidad”. Ese supuesto efecto que beneficia tanto a un Madrid del Estado de las Autonomías. Los desarrollos industriales y de otras actividades económicas hacían que Cataluña, País Vasco, Navarra, y otras zonas de España dieran indicadores de desarrollo regional y enriquecimiento mayor que Madrid, cuando España era un Estado Centralizado.

Nadie piensa en la posible causa de este fenómeno consistente en que el nacionalismo aldeano, cerrado, y etnicista, y sus estúpidas políticas lingüísticas en un marco de competencia regional, es generador de inmovilismo paralizante frente a las regiones abiertas, Sólo el País Vasco y Navarra con el Cupo adherido al concierto económico y a esa cosa conceptualmente arcaica de “amejoramiento del fuero”, que hacen el tramposo milagro de ser regiones receptoras netas de renta del resto de España. Sólo en pensiones El Correo de Bilbao, hace unos meses en portada, daba la cifra de más de 4000 millones de euros de déficit en la cuenta en el País Vasco.

Lo que es innegable y constatable es que Madrid ha superado en El Estado de las Autonomías a otras regiones más y mejor que cuando era la capital nacional de un Estado Centralizado, cuya jefatura mimó comparativamente a Cataluña y el País Vasco, respecto a otras partes de España.

Vienen malos tiempos. Si mañana Europa dejara de hacerse cargo de la enorme deuda acumulada y de la inexplicable dinámica de crecimiento de la misma, estaría totalmente quebrada. Que en estas circunstancias personajes como Iceta, que no tienen oficio ni carrera alguna profesional fuera de la política, como muchos en la política española (probablemente la mayor a escala universal) sigan aumentando la ya enorme asimetría entre lo público (que gasta y no produce) y lo privado, que es lo que genera los recursos reales. el abismo se acerca. Es increíble la dejadez del empresariado español frente a este disloque, no sólo político, sino económico y social.

Recuerden Vds. que finalizada la II Guerra Mundial países como Cuba, Argentina, Venezuela, incluso Méjico, eran tractores de emigración dentro de los países hispanoparlantes. Y eran en el marco comparativo mundial de esa época de los más ricos del planeta. Hoy son países en decadencia, en algunos casos con un afloramiento de situaciones de penuria y miseria que eran impensables en la perspectiva del futuro. La razón, del declive, las llamadas políticas socialistas.

Hoy España tiene una deuda insostenible por sí misma. No sería descartable que países europeos desistieran de aportar, sin control, cuando es muy visible el gasto público injustificable y descaradamente escandaloso. La Pandemia no puede camuflar tanto desatino y latrocinio. Un Gobierno en el que coinciden los defensores de lo peor que ha generado la humanidad en el último siglo, el socialismo comunista y nacionalistas que empobrecen y aíslan sus propias comunidades. Y todos ellos defendiendo en una retórica comparativa afirmando, mientras defienden las tiranías tasadas, que España es una Nación con déficits democráticos, a la vez que se muestran en cada propuesta de Ley como autoritarios de escondida vocación liberticida y controladora. Para lo cual están deteriorando todo el soporte instituciona . Se hace necesario, con urgencia de supervivencia democrática, expulsar este Gobierno. Su objetivo es buscar las condiciones de dependencia pública de la mayoría social como una especie de redil clientelar. Una especie de Marinaleda nacional de voto cautivo suficiente.

Soy un hurgador empedernido de YouTube. Hoy en las redes sociales, quienes mejor y con datos hablan de España, de sus logros, y nos dan lecciones de comparación con su experiencia, son los emigrantes hispanoamericanos, muchos de ellos venidos de Argentina , Cuba y Venezuela. Cada una de sus intervenciones es, en muchas ocasiones, una lección para intuir qué debemos apreciar, qué conservar y que rechazar, porque ellos ya lo han comprobado.