Carlos Herrera ha tratado la posición de los obispos respecto al indulto a los golpistas. Y lo ha hecho bien: Aprecia en ellos “un defecto de enfoque, es claro que la Iglesia ha de hablar de perdón y de diálogo y de encuentro y la doctrina cristiana efectivamente contempla el perdón y sí… ¿cómo va decir lo contrario? Pero a mi manera de ver, esa postura adolece de dos cosas: una, que efectivamente la doctrina católica habla del perdón, pero también habla de arrepentimiento, que ahí no se ha visto en ninguna parte, al contrario. Y bueno, propósito de enmienda, ni les cuento”. El Papa Juan Pablo II dio un ejemplo magnífico tras el atentado que perpetró contra él el turco Alí Agca en mayo de 1981. Dos años después, Juan Pablo II lo visitó en la cárcel de Rebibbia. El terrorista pidió su perdón y el Papa se lo dio, pero no pidió al Gobierno italiano que aligerase su condena ni siquiera una semana.

Isabel Celaá: “No quiero jóvenes que crean que no valen para nada porque no pueden pasar la ESO”. Gregorio Luri replicaba: “el problema DE esta mujer es que se cree lo que dice, pero lo que dice no se aviene con los hechos: ¿Sabe cuáles son los jóvenes que creen que no valen para nada? Lo que son conscientes de que les han regalado inmerecidamente un título”.

La condenada Isa Serra dice en rueda de prensa que lo suyo es culpa de una conspiración política y mediática. Johnny Me Entero, replica en Twitter que las sentencias se recurren o se acatan, pero que no se contestan en ruedas de prensa.

Pablo Echeminga, el chivatillo del Papa, hizo causa común con la delincuente antecitada: “Pues nada, ya sabéis, a partir de ahora os pueden empapelar sin pruebas como a Isa Serra y os vais a enterar de la condena por un tabloide de ultraderecha”.

Encarna: “Pues no entiendo nada, porque si los jueces son de la derecha y solo favorecen a la derecha… ¿Cómo puede ser que en la actualidad los únicos políticos encarcelados  sean del PP?”

Ari: “Mucho se critica a Ayuso por la oficina del Español, pero la médica y madre (aquí, sin duda, han querido decir “la médica y progenitor que gestó”) quiere una oficina de la bicicleta, sí de la bicicleta”.

Un titular de El Mundo daba cuenta de que Iñigo Patadaenlatripa Errejón “irrumpe en el ránking de valoración de líderes con la mejor nota”. Cicerón se mostraba asombrado; “¿Alguien me lo puede explicar?”

Naturalmente que sí. El buen pueblo español sometido a encuestas produce estos sueños de la razón. Recuerde el alma dormida y aun la que está en duermevela que Albertito Garzón, esa perfecta inutilidad que está al frente de Consumo para envidiar el patrón que nos marca Cuba en esto, fue no hace mucho el líder más valorado en las encuestas.

Pitita Maestre, la pija partisana: Cuando Raffaella Carrà vino a Madrid en 2017, quiso participar en la elaboración de la bandera arcoíris gigante que colgamos en Cibeles.

David Breijo  publicitaba ayer en Twitter, la película preferida de Carmen Calvo: “Lorca, la ballena asesina” (Monólogo de Carmen Pixie).

El aprovechamiento por parte de la izquierda del asesinato del joven Samuel en La Coruña el sábado al que han dictaminado como asesinato homófobo no descansa. Han llegado a descalificar al padre de la víctima por rechazar la politización de la muerte de su hijo. La investigación policial parece indicar que el motivo de la agresión fue una discusión por el uso de un móvil que los atacantes creyeron que les estaba grabando: “Deja de grabar, maricón” es al parecer la prueba. El petit Marlasca también opina que es un delito de odio. ¡Mira, el mismo en el que incurrió la fiscal general del Estado con él mismo! Cuando les dijo a su novio y a Villarejo: “Ese es maricón!”