Fundación Buesa y Aldaketa analizan en un libro la “asignatura pendiente” de la ‘visibilidad’ de las víctimas

 

La Fundación Fernando Buesa y Aldaketa-Cambio por Euskadi presentaron hoy en Vitoria el libro ‘La visibilidad social y política de las víctimas’, que repasa la proyección que han tenido los damnificados por el terrorismo a lo largo de los últimos 40 años desde la perspectiva de que ésta es “una asignatura pendiente en la que, afortunadamente, se van produciendo avances”.

El trabajo recoge el testimonio de tres mujeres que, en diferentes tiempos y circunstancias, han liderado y lideran la voz de las víctimas, según informaron ambas entidades en un comunicado.

La visibilidad social y política de las víctimas del terrorismo recoge las intervenciones de los participantes en un encuentro celebrado el 23 de octubre de 2008 por las dos organizaciones, con el fin de analizar cuál ha sido la visibilidad que han tenido las víctimas del terrorismo en el País Vasco a lo largo de los últimos cuarenta años.

El trabajo también analiza la actitud de los medios de comunicación, de los partidos políticos y de la sociedad en general ante las personas y las familias que sufrían directamente los impactos de la actividad terrorista.

La proyección social y política de las víctimas del terrorismo, según los impulsores de la obra, “es una asignatura pendiente en la que, afortunadamente, se van produciendo avances”. La Fundación Fernando Buesa y Aldaketa consideran que “el encaje de las víctimas del terrorismo en la vida social, política y cultural de la sociedad vasca, no ha sido ni va a ser fácil”.

DESLEGITIMACIÓN

“Durante muchos años, los gobernantes han ocultado su realidad, y a la propia sociedad vasca le incomoda asumir cuál ha sido su comportamiento respecto a las víctimas”, añadieron ambas entidades. En el estudio se destaca que en la consecución de esta visibilidad de las víctimas “han sido sus propios familiares quienes han dado los pasos más importantes para poder hacerlas visibles en la sociedad”.

Como consecuencia de este esfuerzo por parte de los familiares de las víctimas, se ha logrado “el mayor rechazo de la sociedad vasca a la violencia terrorista, el inicio de la deslegitimación del terrorismo y la puesta en marcha de medidas” como la Ley de reconocimiento y reparación de las víctimas del terrorismo aprobada en 2008 por el Parlamento vasco.

CONTENIDOS

El libro recoge las aportaciones de tres mujeres en su doble condición de víctimas familiares del terrorismo de ETA y de personas impulsoras de instituciones comprometidas con la dignidad de las víctimas: Ana María Vidal-Abarca (ex presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo), Cristina Cuesta (presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco) y Natividad Rodríguez (presidenta de la Fundación Fernando Buesa Blanco).

La publicación también incluye la ponencia de Joseba Arregi titulada ‘La irrupción de las víctimas en la vida pública’, que analiza la cuestión con un enfoque global. Además, se aporta un trabajo de Jesús Loza titulado ‘La política ante las víctimas de ETA’, que incide en la evolución experimentada por los damnificados del terrorismo y su visibilidad en el ámbito político-institucional.

El libro recoge las aportaciones de representantes del PNV, PSE, PP, EB y EA. Completan y cierran la publicación cuatro anexos documentales que responden al objetivo de contextualizar la visibilidad de las víctimas de ETA en la prensa.

20 MINUTOS, 23/6/2010