La guerra de las ‘E’s

Las E han salido del armario. Se aman o se odian pero no permanecen indiferentes entre sí.

Ha aparecido de la noche a la mañana en Areeta (Vizcaya) justo al lado del batzoki del PNV. ¿Qué significados profundos nos desvela? Dice que a nosotros nos gusta Europa. Pero esa E… Acaso nosotros -“Nosotros”- somos españoles? ¿Es que acaso no amamos de manera diferente? ¿Es que si nos pinchan no sangramos… con sangre diferente? Bueno, algunos puede que tal vez; pero los vascos-vascos, ni hablar. Como ser, podríamos ser europeos o mejor pre-indo-europeos. De mucho antes que existiera Europa y Atapuerca, que data de cuando sea y nosotros, -señora- “no datamos”.

Claramente esta valla es una provocación; una acción de guerra-sucia de la Brunete-mediática. El PNV no puede quedarse cruzado de brazos sin hacer nada. Debería colocar su propia valla con signos claros de amor y desamor que nuestro taller de re-diseño les propone desinteresadamente.

La E-chochola de los vascos-vascos no se casa con nadie. La E-chochola pregona su amor a sí misma. Porque lo que importa es el ser y la E-chochola es demasiao Como dice el folleto del Ayuntamiento de Mungia: es un sol, un vientre, una nariz o una boina, un ojo, una elegancia, un algo de marcial, una delicia…

Como vasco tienes que elegir ¡ya! cuál es tu ‘E’. Si eres Euskaldun no puedes ser Español, pero podrías ser Extraterrestre, Ermafrodita o Ermitaño. Decídete a ser para decidir ser. ¡Qué bonito y qué redondo!


Y ya puestos a hablar de corazones partíos ¿por qué no regalarle una valla a HZETA? que, con ese nombre, no sé cómo esperaban que los jueces no se dieran cuenta de con quién pelan la pava.

28/5/2004