El consejero madrileño Enrique López anunció en Twitter la constitución de una comisión para el diseño de una estrategia regional a favor de la natalidad y a la ex señora Ceaucescu de Galapagar debió de parecerle un acto de intrusismo, a juzgar por su respuesta. Irene Montero: “Hay muchos señores hablando de natalidad porque las mujeres no tenemos ni idea de lo que es un embarazo, un parto, un posparto, ni de cómo y cuando tener hijos. La natalidad se fomenta con vivienda, empleo digno y escuelas infantiles”.

Escalera abajo de la inteligencia,-intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas, escribió Juan Ramón Jiménez-, unos peldaños más al fondo de la marquesita de Galapagar, está la niña de la curva, Ione Belarra: “El estado de alarma salvó cientos de miles de vidas durante los momentos más duros de la pandemia. Hicimos lo que había que hacer. En. España, la oposición al Gobierno la están ejerciendo los jueces. Es una cuestión de higiene democrática renovar el Consejo General del Poder Judicial”.

Tuvo réplicas, claro. Antonio Elvira la llamaba con toda justicia ‘ignorante’ y derrochaba esa paciencia infinita que se debe poner al explicar obviedades a los tontos, para aclararles a ella y a Echeminga Dominga que viene de Francia, que el Tribunal Constitucional no forma parte del Poder Judicial. A ver, Ione, Echeminga, que se os va el carricoche por la curva. Son títulos distintos de la Constitución. El Poder Judicial ocupa el Título 6º (arts. 117 a 127). El Tribunal Constitucional, el 9º (arts. 159 a 165).

Telégrafo dijo: ¿No quiere Irene Montero prohibir la prostitución en España? Podría empezar en Cuba, para dar ejemplo.

El 14 de julio de 1789 se produjo la toma de la Bastilla, la gran fortaleza prisión que dominaba los barrios obreros de París y aquel día solo había en ella siete presos: cuatro falsificadores, un aristócrata y dos locos, uno de ellos inglés. Un mito. Era una ocasión magnífica para que Yoli Tenacillas luciera su burricie con un tuit en el que incluia la imagen de “La libertad guiando al pueblo”, el gran cuadro de Eugene Delacroix  con el siguiente texto: “Desde aquel 14 de julio la libertad, la igualdad y la fraternidad iluminan el mundo con más fuerza. No por casualidad una mujer simboliza aquella esperanza. Todavía hoy su fuerza nos impulsa. Queda mucha democracia por conquistar”. Miss Bennet le aclaraba algunos conceptos básicos. La libertad guiando al pueblo es un cuadro que representa la insurrección del 28 de julio de 1830 que acabó con el reinado de Carlos X, el último de los Borbones franceses, no la toma de la Bastilla que había ocurrido 41 años antes. Y remataba con un juicio difícilmente rechazable sobre la ministra de Trabajo: “Comunista y analfabeta, perdón por el pleonasmo”.

Ama G hacía un recordatorio muy pertinente sobre la revolución cubana: “Recuerden siempre que el gran éxito de Cuba fue lograr que una persona que lava platos en Miami le mande plata a su hermano ingeniero en La Habana”. Este se lo dedico a mi amigo Juan Abreu, que fue marielito.

Feroz, especialista de mi blog en la pesca de besugos, se hizo con una captura notable: José Borrell Fontelles: “Hay que ser sinceros, la situación en Cuba ha empeorado dramáticamente por decisiones que tomó el señor Trump”.

Y por último, un tonnnto ecuménico, internacional: Luiz Inazio Lula da Silva, que ha dejado una opinión sobre Cuba que hace podio: “Cuba sería como Holanda, de no ser por el bloqueo”. Es lo que hay.