El nene de la recta, la niña de la curva y el jefe que pudo ser y se quedó en lamento

Todavía no tengo resuelto quién está más instalado en la cúpula de la tonticie: si Alberto Garzón o La niña de la curva, como llaman en sus dominios a Ione Belarra. De momento saca ventaja Garzón, que ayer hizo saber: desde el Ministerio de Consumo vamos a regular el consumo de bebidas energéticas, cuyo consumo excesivo causa graves problemas a la salud.

Pastrana apuntó: El recibo de la luz a niveles record y el mamarracho este lleva todo el día con las bebidas energéticas.

No se conformó con eso: Ayer también nos enteramos de que el ministro de Consumo quiere prohibir a la selección española el patrocinio de determinados alimentos, como por ejemplo, las galletas Príncipe. Yo me apunto a la teoría de Silvia: es una tirria nominal. Si se llamaran galletas Camarada o Joven Guardia, sería otra cosa.

Hoy, todos los periódicos llevaban a sus portadas la foto de los Reyes en el interior de la réplica del zulo donde estuvo secuestrado Ortega Lara construida en el interior de magnífica exposición que el Memorial de las Víctimas del Terrorismo construyó en su interior. También tuvo éxito en Twitter la foto del presidente del Gobierno en el mismo lugar, aunque ha tenido bastante contradicción, modelo: “Ya solo faltaba esto: el socio de Otegi retratándose en el zulo de Ortega Lara”.

Estuvo inmenso el juez Santiago Pedraz al decretar la libertad sin medidas cautelares del líder Polisario, porque no apreciaba ‘riesgo de fuga’. Que Santa Lucía le conserve la vista, señoría. En menos de horas 24 pasó desde las musas al teatro. Ya está en Argelia el terroristas este, con desprecio de las causas que tenía pendientes  con la Justicia española y del follón que nos va a suponer con el vecino marroquí.

José Zaragoza no podía perderse el festejo de los indultos. Y terció con un tuit en su línea: “la mejor España, la democrática, es la que es generosa con los vencidos”.

La marquesa de Galapagar explicaba la cosa energética en un video: La gente se imagina en sus cabezas que para que la factura de la luz no suba un 4% como nos están anunciando hay que reunirse con las eléctricas. Si al otro lado de la mesa está Pedro Sánchez ya saben lo que va a pasar. En cambio, si frente a las eléctricas se sienta Pablo Iglesias o Yolanda Díaz es que no hay color. Efectivamente, el 44%.

Jueves3/6

Carmen Calvo, luz que nos alumbra desde lo alto de su magisterio, opinaba sobre las nuevas tarifas de la luz y sobre los horarios que el Gobierno quiere imponer para su consumo: “El temazo no es a qué hora se plancha y cuando se pone la lavadora, sino quien la pone y quién plancha”. El feminismo, ¿comprendes? Pero esta insuficiente no quiso quedarse ahí. Profesora de Derecho Constitucional, cree que el indulto es una vía para contrapesar el Tribunal Supremo y como nos ha salido refranera, dice que “a veces, la mejor Justicia es la peor política”. Lo que le pasa a esta pobre es que el cociente intelectual lo tiene en grados Farenheit.

El gran Belisario terció sobre el asunto en mi blog: Es grandioso ver a Doc. posando en la réplica del zulo, cuando gobierna gracias al apoyo de los continuadores de ETA y desde su gobierno se califica a Ortega Lara como fascista.

¿Quién dijo que José Luis Ábalos no podía caer más bajo? Fray Josepho demuestra que sí podía, en lo intelectual, en lo política y en lo moral. Bueno, también en lo estético. El martes comparó a Junqueras con Mandela y con los presos políticos del franquismo. Hay que recordar que Junqueras se comparaba a sí mismo genéticamente con Alain Delon.

La fantasía de Carlos Bardem, de que habiendo nacido en el 63, le hacían cantar el Cara al Sol, tuvo también mucho predicamento entre los tuiteros. Rizmamblús competía en experiencias represivas: “A mí me fusilaron al amanecer tres veces”. La Reina de Saba también llevaba lo suyo en la memoria: “LO de Bardem puede ser cierto. Yo nací en el año 2000  y he vivido el entierro de Franco…”

Prestamos poca atención a First Dates, el programa de citas que dirige Carlos Sobera en La Cuatro.Y hacemos mal. Fíjate qué muestrario. Joaquín dijo: “Tengo tatuado a Pinocho, los ojos están pegados al manubrio y cuando miente, se levanta”. Antes había confesado que tuvo sus dudas entre tatuarse a Pinocho o un tricornio. María, otra participante, también estuvo a la altura: “Soy una persona sencilla por muchas tetas que me haya puesto”.

Al, en mi blog: Que suerte tiene #AdrianaLastra;  como tiene tan pocas luces va a pagar menos de luz.

José Fdez. Soto: Como gesto de solidaridad con la gente, Irene Montero mandará apagar la luz nocturna de su piscina.

Parmenio escribió en mi blog: Hubo algo de lío con la comparación que hizo Iceta, en relación al indulto, entre Junqueras y Tejero. No entiendo el lío porque me parece una comparación muy atinada entre dos golpistas peligrosos en la que resaltan las dos grandes diferencias en su trato: la diferencia en la condena a favor del golpista Junqueras y la negativa de los sucesivos gobiernos a indultar al golpista Tejero.

Juan Velarde dice en Periodista Digital que el PSOE y Podemos ya no tienen interés en las cartas con balas y vetan la comparecencia del presidente de Correos.

Javier Pérez Royo, un celómeno, en Al Rojo vivo, ya sabes, eso que dirige el de las tres capas: Yo suprimiría el delito de sedición. Es un delito del siglo XIX de cuando el estado no tenía cuerpos y fuerzas de seguridad”. Como diría el ministro de Justicia, lo único que tenía el Estado eran tanques para reprimir a los sediciosos. “66 sediciosos de Saba”, que decían a Pilatos en ‘La vida de Brian’