El caos griego acelera la hoja de ruta de Rajoy para dinamitar el pacto Sánchez-Iglesias

EL CONFIDENCIAL 30/06/15

· Aprobar los Presupuestos del Estado antes de octubre sería un golpe de seriedad institucional frente a la amenaza del ascenso del referente de Syriza, Podemos, y su alianza con el PSOE

La crisis griega también marca la agenda política en España, no sólo la económica. La incertidumbre creada en la zona euro con el órdago de Alexis Tsipras ha reforzado en el Gobierno la idea de que conviene adelantar la presentación del proyecto de Presupuestos y garantizar que las cuentas del Estado estén aprobadas antes de que termine la legislatura a principios de octubre. Sería la mejor muestra de estabilidad y garantía para la recuperación económica de España ante la UE y los mercados. Y un golpe de seriedad institucional, piensan en Moncloa, frente a la amenaza del ascenso del referente local de Syriza, Podemos, y sus pactos con el PSOE de Pedro Sánchez en comunidades autónomas y ayuntamientos que pueden ampliar en otoño para llegar a la Moncloa.

“O el PP o el caos griego de la apuesta por el déficit y la negativa a las reformas aunque suponga salir del euro”: ese será de cualquier forma el mensaje de Mariano Rajoy para las próximas semanas, según vayan las negociaciones entre la UE y el Gobierno populista heleno. De momento, los acontecimientos del ‘corralito’ en Grecia y sus consecuencias en España retrasarán que se haga público el calendario de presentación del proyecto de Presupuestos que la oposición reclama para organizar sus vacaciones, si es que al final las tienen. El Gobierno sigue sin comunicar sus planes a las Cortes y tampoco lo hará esta semana, aunque sí tiene previsto que el Consejo de Ministros del próximo viernes dé el primer paso para aprobar las cuentas del Estado al fijar el techo de gasto.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
“Syriza es Podemos y el PSOE ha optado por darles poder con sus pactos”, soltó Rajoy desde la sede nacional del PP para empezar a sacar partido en clave nacional de la crisis que ha desencadenado el pulso entre la UE y la izquierda populista en Grecia. En la medida que en que se haga más patente el desastre en ese país, más munición tendrá el Gobierno contra la oposición emergente de Pablo Iglesias y la tradicional de Pedro Sánchez. Podemos y PSOE están unidos después de las elecciones del 24-M por los pactos anti-PP en toda España que conllevan compromisos en comunidades y ayuntamientos del estilo Syriza: más gasto público, desprecio por el déficit, la deuda y el equilibrio presupuestario y exigencia de más financiación, en este caso “al Estado”.

Pedro Sánchez, callado de momento
Sánchez está informado por Rajoy de las interioridades de las negociaciones de la UE con las autoridades griegas y del cierre de filas de los Gobiernos europeos (de centro derecha y socialdemócratas) para que Tsipras cumpla con las reglas, pero sigue guardando silencio en un debate en que no le interesa nada entrar. Su socio Iglesias se ha alineado incondicionalmente con Syriza y él prefiere quedarse descolgado. De momento.

Frente a la previsible alegría de las ofertas electorales que hará la izquierda a partir del verano, el Gobierno –según piensan en el PP– tiene en su mano presentar un proyecto de Presupuestos Generales del Estado “rigurosos y detallados”, por primera vez expansivos desde que empezó la crisis económica, que serían, insisten los ‘populares’, un compromiso con los electores mucho más serio que cualquier programa. Sobre todo si se encarrilan durante el verano y queda claro que entrarían en vigor el 1 de enero, con sus subidas de pensiones y restitución de pagas completas para los funcionarios.

El secretario general del PSOE está todavía sin programa ni discurso económico a a la espera de que Jordi Sevilla y los demás expertos llamados a asesorarle elaboren algún borrador con alternativas. Le viene mal meterse en un debate parlamentario, y más si la crisis en Grecia deja en evidencia los problemas que da su empeño en derogar todas las reformas, incluidas las económicas, que ha acometido Rajoy en el Gobierno. Como el jefe del Ejecutivo recuerda, en un trimestre, con la llegada al poder de Tsipras en lugar del anterior gabinete de centro derecha, Grecia ha pasado de tener una previsión de crecimiento del 3 por ciento a otra recesión y ahora al “corralito”.

El Ejecutivo tenía ya decidido convertir en septiembre ese proyecto en la mejor oferta de mantenimiento de la recuperación económica y crecimiento de empleo para el año próximo. Un trabajo que quedaba hecho aunque no diera tiempo a aprobar el proyecto, dado que requiere un mínimo de entre 6 y 7 semanas de trámites parlamentarios. Siempre se podía recuperar a principios de la próxima legislatura. Ahora, con el caos en Grecia pueden tener más sentido las prisas ante un Sánchez descolocado y un Iglesias contrario a la Unión Europea.