El ‘procés’ pone de los nervios a los partidos catalanes, que suben el listón del radicalismo

EL CONFIDENCIAL 08/12/15

· El propio presidente catalán, Artur Mas, desechó ayer que pueda haber entendimiento entre España y Cataluña, ni siquiera reformando la Constitución

El proceso pone de los nervios a los partidos catalanes. Los programas electorales de las formaciones independentistas han pasado a segundo plano para centrarse en el futuro Estado catalán. El propio presidente catalán, Artur Mas, desechó ayer (desde París, donde se encuentra en visita oficial) que pueda haber entendimiento entre España y Cataluña, ni siquiera reformando la Constitución. Proponer ahora una reforma de la Carta Magna sería abocar a Cataluña de nuevo a una “vía muerta”, ya que no sería entendida desde el resto de España.

Mas contestaba así al presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, que este domingo recordaba a Cataluña que tiene el derecho legal a proponer una reforma constitucional. “Cataluña representa el 16% de la población y si al otro lado tenemos un 84% que no está de acuerdo, ¿cómo puede la minoría salirse con la suya por muchas propuestas que haga?”, contesta el ‘president’ en una nota oficial del Gobierno catalán. Mas advirtió que “pretender que Cataluña se ‘queme’ ahora en un proceso de reforma en el que no tenemos ni la mayoría, ni la fuerza, ni el poder para hacerlo, si los demás no creen, es simplemente abocar a Cataluña, una vez más, como pasó con el Estatuto, a una vía muerta de la cual no sacaríamos nada y de la que saldríamos absolutamente frustrados”.

Todo pasa, pues, “por que Cataluña continúe con el proceso actualmente en marcha y que pueda llegar a convertirse en un Estado”. Y para ello solo espera “superar en las urnas la barrera del 50% de los votos”. El cabeza de lista de Democràcia i Llibertat (DiL, el nuevo nombre de Convergència Democràtica), Francesc Homs, ya ha dejado bien claro que su presencia en Madrid será para defender la independencia de Cataluña.

Homs presentó ayer sus propuestas/quejas en materia de infraestructuras. Se quejó el convergente de que “el 2% de lo que está presupuestado cada año no se ejecuta” y por ello “nos rebelamos ante esto y llegamos a la conclusión de la urgencia de un Estado independiente, en vez de un Estado a la contra”.

La lonja del Bernabéu
Arremetió contra el Gobierno central porque no cumple sus compromisos y por hacer del aeropuerto de Barcelona “una simple extensión de Barajas”. Y subrayó que “ese modelo actual [de infraestructuras] se pacta en la lonja del Bernabéu. Las decisiones las toman altos funcionarios y ejecutivos de grandes compañías, y responden a intereses de proximidad y de conocidos”. Puso como ejemplo el hecho de que Otero de Sanabria, un pueblo zamorano con menos de 30 habitantes, “tendrá una estación de AVE”. Y esa decisión, aseguró, tiene que ver con el hecho de que “la ministra del ramo es, precisamente, de Zamora”.

Pero si los convergentes son críticos y presentan una batería de preguntas y propuestas incardinadas en el proceso de unas elecciones legislativas, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) va por libre y hace una campaña que nada tiene que ver con el Congreso de los Diputados. Los republicanos están esperanzados en que una gran parte del voto de la Candidtaura d’Unitat Popular (CUP) irá a parar a sus bolsillos. La CUP no se presenta en estas elecciones porque considera que son de un país extranjero, lo que da luz verde a un importante segmento de la población para que reparta sus sufragios entre las demás formaciones independentistas. Y una de las que más se beneficiarán es precisamente ERC.

Vídeo: Homs se desmarca de los “actos de cinismo” de las reformas constitucionales

Convergència, en cambio, se llevará pocos sufragios de la CUP. Por si fuera poco, Francesc Homs criticó ayer desde los micrófonos de Onda Cero las políticas de la CUP, a quien afeó sus simpatías por el chavismo, al tiempo que aseguraba que su partido tiene “muy claros los límites y en eso no vamos a transigir”. Acostumbrado a marcar perfil político, Homs arremetió contra la CUP por no haber facilitado la investidura de Artur Mas y la acusó de poner en peligro el proceso porque, de momento, ya se han perdido dos meses de la anunciada transición de 18 meses para formalizar el Estado catalán. Esos dos meses son los que han pasado desde las elecciones autonómicas sin que se haya podido formar Gobierno debido al veto de los radicales a Mas. Puso el dedo en la llaga al asegurar que la resolución de desconexión con España aprobada el 9 de noviembre por el Parlamento catalán no la ha suspendido el Constitucional, sino “la CUP, porque la votan y luego votan en contra de constituir un Gobierno que la lleve a cabo”.

“Soldados” del Parlament
Esta colisión entre Convergència y la CUP es aprovechada por los republicanos para intentar atraerse los votos radicales. Los dirigentes de Esquerra han puesto el acelerador. Este fin de semana, rompieron capítulos de la Constitución, una alegoría de la inutilidad de la Carta Magna. Y el segundo de la candidatura, Joan Tardà, añadió épica a su actitud: los republicanos son “soldados del Parlamento y del Gobierno catalán” que irán a Madrid a ganar la independencia.

Vídeo: Joan Tardà: “Seremos soldados al servicio del Parlament”

Paralelamente, el candidato de ERC, Gabriel Rufián, subió también el listón de sus arengas y tildó la Constitución de “fascista” porque uno de sus padres fue Manuel Fraga Iribarne, ministro con Franco. Es más: llegó a decir que “es la única Constitución suscrita por un fascista”. Rufián explicó ayer que “cuando decimos que no vamos a negociar, no es porque seamos unos radicales. Los radicales son ellos, que no han negociado nunca”.

El cabeza de lista de Esquerra advirtió que los diputados de su partido “obedecerán a los dos millones de votos y el mandato de construir la República catalana”, al tiempo que rechazó cualquier reforma de la Constitución porque solo valdría para “arrancar unas competencias más”.