Antonio Papell tenía que terciar en el asunto. A favor de Oltra, claro:

“Yo creo a Mónica Oltra. Y exijo una prueba contrastable de un delito para que se la descalifique políticamente”.

El siempre con la misma vara de medir. Por ejemplo: “El hermano de Ayuso le ha dicho que “todo fue legal”. ¿Ustedes se fían de la palabra del hermano de Ayuso?”

Adriana Lastra, la única portavoz que no felicitó a ganador absoluto de los comicios: El resultado de estas elecciones se da en un contexto que tampoco podemos obviar: es evidente que Moreno Bonilla ha llegado a las elecciones tras superar la crisis del Covid con ingentes recursos aportados por el Gobierno de España. Lo que vemos hoy en Andalucía es básicamente lo mismo que se ha producido en todas las elecciones posteriores al Covid: la consolidación de los Gobiernos que han contado con más recursos para hacer frente a la pandemia con la aplicación de políticas socialdemócratas en Europa y en España. José Fdez Torres, que es un clásico, anotó en su cuenta de Twitter: “El día que se descubra que Adriana Lastra es un agente encubierto del PP os vais a reír de Pegasus”.

Para hablar del triunfo o del fracaso de una opción electoral es necesario comparar sus resultados con sus expectativas. Un suponer, cabe hablar del fracaso de Vox, porque los votos no permitieron alcanzar los objetivos del partido y de su candidata, básicamente dos: sacar 20 escaños y ser un socio obligatorio de Moreno Bonilla con el que aspiraban a gobernar el coalición. No pudo ser y cabe hablar de fracaso. Pero no en sentido literal como hacen algunos adversarios políticos y algunos periodistas. Hechos: El domingo solo hubo dos partidos  que mejoraron sus resultados electorales: El PP, que sacó más del doble de los votos que alcanzó en 2018, 833.000 votos y 32 escañosmás. El otro fue Vox, que sacó casi 100.000 votos y dos escaños más. Los demás perdieron todos en sentido estricto: El PSOE perdió 125.000 votos y tres escaños; Lo que antaño fue Podemos y el domingo eran dos marcas, perdió 135.000 votos y 10 escaños; Ciudadanos perdió más de medio millón de votos y sus 21 escaños. Parece que a la hora de dictaminar la muerte de Vox deberían tenerse en cuenta estos datos. Pero así están la política y el periodismo. Hay columnistas, no forzosamente de la e scuela Papell que, por si faltasen temas están entretenidos en dictaminar si hay que llevar manga larga o manga corta, si la tortilla lleva o no debe llevar cebolla y en este plan.

Nicolás Bolivariano colgaba un tuit irónico : “Con el 100% de los votos escrutados, el PP de Madrid no obtiene ningún escaño y Ayuso se queda fuera del Parlamento de Andalucía. ¿Por qué los andaluces han decidido darle la espalda?¿Debe dimitir la presidenta madrleña? HOY, EN AL ROJO VIVO.

Doktorin Agustinen hacía una consideración razonable sobre la enseñanza: Si dejan pasar de curso a los críos aunque suspendan, muchos padres no se van a dar cuenta de que tiene n un hijo imbécil hasta que tenga la edad de Adriana Lastra.

Gulliver nos ofrece un postre dulce con uno de sus celebrados ovillejos:

 “Sumar”: El proceso de escucha de Yolanda Díaz

¿En lo de Yoli está Balta?
¡Falta!
¿No es lo de Yoli algo “trucho”?
¡Mucho!
¿Para escuchar, qué propone?
¡Sonotone!

No es que a Yolanda cuestione
que quiera “sumar” sin “lucha”,
mas para que al fin funcione
ese proceso de escucha
falta mucho Sonotone.