Rivera aplaza su desembarco en Madrid hasta octubre para “controlar” las catalanas

EL PAÍS 30/08/15

· Ciudadanos presentará la nueva sede la próxima semana y reunirá a su nueva Ejecutiva por primera vez. Pero Albert Rivera no se mudará a la capital hasta octubre, después de las elecciones catalanas

A solo un mes de las elecciones catalanas y a cuatro de las generales, Albert Rivera trabaja sin descanso para convertir Ciudadanos en una fuerza determinante para la gobernabilidad de España y Cataluña. El líder presentará la nueva sede del partido en Madrid, llamada a convertirse en el verdadero centro de operaciones, a medidados de la semana que viene. Aunque todavía se desconoce el lugar exacto, la ubicación será el Paseo de Recoletos, en pleno centro de la capital, muy cerca del Congreso de los Diputados y del resto de instituciones políticas.

La nueva Ejecutiva nacional, que ya cuenta con los principales ‘barones’ territoriales, se estrenará en su primera reunión el día 1 de septiembre en Madrid; y mantendrá un segundo encuentro el día 10 en Barcelona. Albert Rivera vendrá a la capital para presidir el Comité Ejecutivo, pero fuentes de la formación aseguran que será en octubre cuando se instale definitivamente para centrarse en las elecciones generales y en su candidatura a la presidencia del Gobierno. “Durante este mes estará yendo y viniendo, pero sobre todo seguirá en Barcelona”, insisten. La idea del líder es volcarse completamente en la campaña de las catalanas y apoyar en los mayores actos posibles a Inés Arrimadas, su candidata a la Generalitat. Si los últimos sondeos se cumplen, Ciudadanos podría convertirse en la segunda fuerza política en el Parlament. A pesar de que Arrimadas cuenta con la absoluta confianza del líder ‘naranja’, miembros del partido reconocen que será él “quien lleve las riendas en la campaña” en su afán por “tenerlo todo bajo control”.

Una vez pasen las catalanas, ya en el mes de octubre, Rivera se mudará a Madrid definitivamente. Aunque la versión oficial de la formación es que la sede de Barcelona seguirá teniendo peso a nivel nacional, miembros de la cúpula aseguranla capital tendrá protagonismo absoluto, y en ella se celebrarán todas las reuniones de la Ejecutiva -la del día 10 en la Ciudad Condal es algo puntual por los comicios en Cataluña-. En la nueva ubicación del Paseo de Recoletos habrá despachos para los miembros más relevantes de la formación y una sala para las ruedas de prensa.

Aún así, la mayoría de los ‘hombres fuertes’ de Rivera continuarán en Cataluña y se desplazarán puntualmente para asistir a estos encuentros. El vicesecretario general, José Manuel Villegas, y el eurodiputado Juan Carlos Girauta, por ejemplo, encabezan la lista del Congreso por Barcelona. El secretario de organización y artífice de la expansión del partido, Fran Hervías, tampoco dejará la Ciudad Condal, según explican miembros de la formación.

Albert Rivera tiene el segundo foco interno puesto en el Congreso de los Diputados. Al cabeza de lista por Madrid lo acompañan los independientes Francisco de la Torre, inspector de Hacienda, y la periodista Marta Rivera, además del coordinador de política municipal, Miguel Gutiérrez y la concejal en Boadilla del Monte, Patricia Reyes. En ellos y en los ‘barones’ madrileños, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, comenzará a apoyarse más el lider para su asentamiento en la capital.

Lo que Rivera tiene claro es que las elecciones catalanas son la antesala de la gran cita electoral y podría convertirlas en una auténtica ‘moneda de cambio’ para las generales. Si las encuestas se cumplen, Ciutadans estaría por encima del PPC y el PSC e, incluso, podría superar en votos a la suma de ambas formaciones. Miembros de C’s Barcelona seguran que la estrategia postelectoral está marcada: Si Arrimadas supera a los dos representantes del bipartidismo, les pedirán su apoyo como una ofensiva directa a la lista única de Artur Mas y ERC. “Está claro que tras las catalanas, nos tendremos que sentar a hablar”, insisten.

Ciudadanos apuesta por que las negociaciones entre los distintos partidos empiecen tras los resultados en Cataluña y pretende advertir a los partidos tradicionales que si juegan con ellos “al ninguneo” como creen que ha hecho el PP en diversas ocasiones, “no contarán” con su apoyo en las conversaciones de diciembre. “Los errores de las catalanas los pueden pagar después”, aseguran miembros de la cúpula ‘naranja’. Y la presión no es para menos, porque según el último barómetro del CIS, así como todas las encuestas realizadas en los últimos meses, el partido liderado por Rivera podría ser ‘clave’ para poder gobernar España en 2016.