Señas s-d

EL PAÍS – 20/06/15 – PATXO UNZUETA

· El PSOE aspira a desplazar del poder al PP mediante políticas reformistas, pero en alianza con una formación rupturista

Las acusaciones del PP contra el PSOE de que había propiciado con sus pactos un gran trasvase de poder hacia Podemos ha sido respondida por los de Pedro Sánchez con una reafirmación de sus señas de identidad socialdemócratas y un compromiso de gobernar “desde la moderación”. El mensaje de que pactarían con Podemos “pero no a cualquier precio” ha sido reforzado por el propio secretario general advirtiendo a ese partido que debe “entender que la sociedad española no quiere rupturas”; y Ximo Puig, líder de los socialistas valencianos, ha añadido que “cueste lo que cueste”, su partido no se saldrá de de su “programa socialdemócrata y reformista”.

· El mensaje de que pactarían con Podemos “pero no a cualquier precio” ha sido reforzado por el secretario general.

A los actuales dirigentes del PSOE se les nota que han leído a Tony Judt, defensor de una política que aspira a reformar el sistema, pero sin pretender sustituirlo por otro basado en un modelo de sociedad totalmente diferente. Paralizado por una enfermedad degenerativa desde 2008, resulta emocionante el esfuerzo de Judt en los últimos años de su vida (falleció en 2010) por clarificar su posición sobre el socialismo como sistema alternativo, que rechaza, y la noción de socialdemocracia, con la que finalmente se identifica tras haber sido uno de sus críticos más radicales.

Una política de reformas dentro del sistema es lo contrario de lo que en los años 60 pretendía la entonces llamada “nueva izquierda europea”, representada por teóricos como Bruno Trentin, Ernest Mandel o, sobre todo, André Gorz, autor este último de un libro sobre Reformas no reformistas que tuvo gran influencia en la izquierda española de la época. Un programa de reformas graduales por objetivos sectoriales que, convenientemente enlazadas con arreglo a una lógica anticapitalista, permitiera ocupar parcelas de poder en la empresa, el barrio, la Universidad, desde las que ir minando las bases del sistema.

· La socialdemocracia española estaría tratando de alcanzar su prioridad de desplazar del poder al PP.

Más o menos, lo que defiende hoy Podemos. La socialdemocracia española realmente existente estaría, por tanto, tratando de alcanzar su prioridad de desplazar del poder al PP mediante políticas reformistas, pero en alianza con una formación rupturista. Alianza que ya ha sido puesta a prueba en episodios como el del concejal de los tuits ofensivos para las víctimas o en propuestas estrambóticas como que las madres limpien los colegios de sus hijos.

El PSOE dijo que pactarían con todos excepto Bildu y el PP. Son dos límitaciones de diferente naturaleza. Con Bildu se plantea una cuestión de principios: no pactar mientras siga avalando la pretensión de ETA de no disolverse ni entregar las armas sin una negociación con el Estado. No pactar con el PP lo es de oportunidad política y, por tanto, revisable. El argumento de que la asociación con el PSOE facilitará la integración de Podemos en la normalidad institucional tiene lógica, pero puede discutirse con el ejemplo del tripartito catalán: fue el PSC el que se vio arrastrado al rupturismo de ERC para mantener el pacto que le permitía gobernar.

EL PAÍS – 20/06/15 – PATXO UNZUETA