A ver, Ione, normaliza, pero sin salirte por la curva. ¿Con qué tiene que ver normalizar, me dices, clavando en mi pupila tu pupila azul?

Ione Belarra, que el domingo va a ser entronizada en podemos. Mucho me temo que no va a poder asistir a lo de Colón. la niña que se sale de la carretera por la curva de la tautología, dejaba ayer esta muestra en su propuesta Puigdemont: “Normalizar la situación tiene que ver, precisamente, con que se normalice la situación”. Chimpón.

David Breijo reprodujo una foto de Irene y de la hija de Sabiniano, con una leyenda: “Que tu pareja te ceda la entrada la puerta de un restaurante lo llamáis micromachismo. Que te dé un Ministerio o una cátedra, ¿cómo lo llamáis?

El Magnífico Margarito, en el siglo José Peláez, hizo una observación más que razonable, que retuiteaba Agustín Pery: “Cataluña no tiene solución. En honor a la verdad, tampoco quiero una solución así escrita, con luces de neón. Me conformo con que cumplan la ley como todo hijo de vecino”.

Mónica García, madre y médica quería glosar la extraordinara acogida que tuvo Plácido Domingo en su comparecencia de vuelta a España en una gala benéfica que se clebró en el Auditorio Nacional: “T enemos muy buenos embajadores y embajadoras de nuestra música. Que Ayuso elija a Plácido Domingo, quien reconoció haber cometido abusos sexuales contra más de 20 mujeres no ayuda ni a la cultura, ni a la música ni a construir una sociedad igualitaria.

La marquesa de galapagar había proporcionado la pauta: “¿Por qué hay quien es necesitan aplaudir con estruendo a un hombre que ha confesado haber abusado sexualmente de varias mujeres? Incluso quienes piensan que la respuesta no puede ser el escarnio público deberían entender que la ovación lo es aún menos. Sobre todo me gustaría que se preguntasen qué mensaje les mandan a esas mujeres y a las que son agredidas sexualmente cada día en nuestro país. Porque son los mismos que luego se sorprenden de que las mujeres no denuncien por miedo a no ser creídas”.

Dos majaderas y dos mentirosas. Plácido Domingo nunca ha confesado los abusos que señalan la perreadora de la SER y la novia (o ex novia, que sobre esto hay versiones), del hijo del frapero. Pregúntense por el acoso y la prostitución de las menores de Mallorca, cuya tutela les estaba encomendada y que ellas se negaron a investigar. Y ya en este plan, Caulfield discutió a la madre y médica Mónica García al tiempo que ofrecía unas advertencias a las mujeres:

“Te hace sentir que no serías nada sin él.

Te trata como si fueras tonta cuando le llevas la contraria.

Te dice cómo debes hablar.

Te dice con quien relacionarte.

Te manipula todo el tiempo.

No me refiero a tu novio. Estoy hablando del feminismo.

El profesor Yván Pozuelo se ha hecho famoso por poner 10 a todos sus alumnos. 150 alumnos, 150 dieces, porque él no cree en la evaluación. Ha sido expedientado y puede acabar suspendido. A ver si hay suerte.

Gran éxito del viaje de Pedro Sánchez a Argentina. Duelo en la cumbre en Buenos Aires. Por fin ha encontrado un interlocutor a su nivel. Estén atentos a la exhibición de nivel cultural que os espera cuando vuelva. Alberto Fernández le explicó que “los mexicanos salieron de los indios. Los brasileiros salieron de la selva, pero nosotros, los argentinos bajamos de los barcos y eran barcos que venían de allí, de Europa y así construimos nuestra sociedad. En justa reciprocidad, Sánchez debería invitarle a Soria para enseñarle la casa en la que nació Antonio Machado.

Tse van Rabtán saludaba con entusiasmo la ocurrencia del astronauta, Pedro Duque, que el premio Ramón y Cajal ya no se llame así: “Total, solo se trata de uno de los más eminentes científicos de la historia de la humanidad”.

FrancoKamón trataba de aportar una explicación racional al asunto: Es que un premio, dedicado a Santiago, Ramón y Cajal y que ninguno de los tres sean mujeres, no es justo.