No quiero dejar atrás, que diría Pedro Sánchez, una gran intervención de Pedro Corral en la Asamblea de Madrid, replicando al sindicalista de los manteros, el senegalés, Serigne Mbayé: “Y señor Mbayé, sus compañeros le han dejado un perfecto embolado: de sus diez compañeros el único que ha elegido libremente y voluntariamente ser español es usted”, Me alegro de que usted hay a querido “compartir con nosotros esa pesada carga de formar parte de un “pueblo genocida y exterminador, como lo ha pintado usted aquí”.

Y vamos con el Congreso: Entre las nuevas figuras del  cuadragésimo Congreso socialista, destacaré una: la ministra de Ciencia y Tecnología, Diana Morant. A mí me gusta porque política e intelectualmente es muy mona. En este fin de semana ha confesado algunos datos biográficos espeluznantes. A saber: “Hice ingeniería de telecomunicación por rebeldía. A mi madre la sacaron del colegio para tareas del hogar, conocía los ordenadores porque les limpiaba el polvo. La tecnología era para hombres. Y yo quise ser el hombre de la casa”. También dijo: “Yo pude estudiar gracias a las becas del Gobierno socialista de González y luego de Zapatero.

Jorge comentó: Es tonta con discurso prodigioso. Entró en Telecomunicaciones en el año 2000 y da las gracias por  las becas a Felipe González, que gobernó desde 1982 a 1996 y a Zapatero que gobernó de 2004 a 2011. No, querida, las becas te las daría Aznar.”

Pedro no paró de invocar en su discurso a Felipe González y Zapatero (17 veces) y de aludir a la socialdemocracia unas tres veces más. ¿Y en qué concretó su proyecto socialdemócrata? En cumplir los objetivos de Yoli Tenacillas: “Pondremos punto final a la Ley Mordaza y a la Reforma Laboral” (punto y final, dijo él)”.

Mi querido Antonio Portero destacó el detalle de que en un minuto usó el terrorismo como arma política y denunció el uso del terrorismo como arma política. Así: “Fue un gobierno socialista el que acabó con el terrorismo de ETA. Y a continuación: “Cuando la derecha utiliza el terrorismo como arma política se retratan”.

También prometió abolir la prostitución. Vaya hombre, para una cosa que había hecho el socialismo andaluz por reducir la brecha de género. Hubo otra gilipollez: citó a Maixabel Lasa como ejemplo de los valores del partido: “Demostraremos a los verdugos de ayer la superioridad de nuestros valores como hace Maixabel para asombro y admiración de todos ¿Se puede ser más valiente?”

Vamos a ver, gañán: el PSOE instruyó un expediente para expulsar a Maixabel del partido -y con razón- por haber pedido el voto en las generales del 10-N para el candidato de Mas País. Ella devolvió el carné la víspera de la expulsión.

Rosa Díez colgó una foto del doctor Fraude inaugurando un busto de Alfredo Pérez Rubalcaba ante su viuda, Pilar Goya. Hay que ver en la foto de El País la foto del busto, entre la viuda y el doctor. Y la cara con que ella lo mira. Parece haber sido esculpido por Adriana Lastra. Y comentaba: “Que Alfredo no se haya levantado de la tumba con el homenaje que le ha organizado el impostor es prueba suficiente de que no hay otra vida”.

Rosa sabe de lo que habla. Siempre tuvo una buena relación con Rubalcaba y todavía guarda  whatsapps de lo que pensaba el difunto sobre el vivo: “no soporto al niñato este… Pedro es un impostor: de la bandera enorme a la plurinacionalidad, del pacto con Cs al de Podemos… Un horror, 40 años currando para esto. Mejor pensar en lo que hemos hecho en España en este tiempo y tomarnos un año sabático en el PSOE. Ya que Rubalcaba recuerda lo de la bandera… en todo el Congreso no se ha visto una sola bandera española.

Parker comentaba la foto de familia del sanchismo antes del Congreso y la contrapone a otra de la Ejecutiva saliente en interiores. Y repara en un detalle notable: La foto es impresionante: todos con la mascarilla en el exterior, y todos sin la mascarilla en el interior. Hay que ver la foto del mitin final del nuevo ma non troppo secretario general: cientos y cientos de asistentes bien apiñados y un resultado: el barón Lambán (o no sé si barón Rampante) ha salido del Congreso dando positivo en coronavirus.

Feroz me enviaba al blog la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero, con una de las mejores frases de su repertorio: “Ser socialista es tener muy poco y estar dispuesto a dar mucho.” Louella Parsons, con lo fina que es, puntualizaba: “Ya se sabe por dónde”.

Y para terminar, un ovillejo de Gulliver a ZP:

¿Qué es en alquimia ‘cambiar’?
¡Transmutar!
¿Roca abundante en León?
¡Carbón!
¿En qué cobro al que asesoro?
¡En oro!

Con el ‘cambio’ anduvo al loro,
descartó una Oenegé,
antepuso Delcy al moro
y logró, por lo que sé,
transmutar carbón en oro