Euskadi, sin riesgo de contagio

LUIS R. AIZPEOLEA – EL PAIS – 18/09/15

· El PNV está harto de recibir emplazamientos de la izquierda abertzale, en los últimos meses, para concertar en Euskadi un plan soberanista.

El pasado lunes, el dirigente de Sortu, Fernando Barrena, emplazaba a la dirección del PNV a concertar con Bildu un plan soberanista para “abrir en Euskadi, mientras avanza en Cataluña a gran velocidad, otro frente potente que sería devastador para Madrid”. La respuesta del presidente del PNV, Andoni Ortuzar, fue clara: “Hablan de meter la primera y la segunda hacia la independencia. Yo les diría que metan la directa en paz y convivencia porque ese sí es un obstáculo objetivo para avanzar”. Y la redondeó con una aseveración que, además de a Sortu, podía ir dirigida a Artur Mas: “¿Qué es más importante: una sociedad cohesionada con la mirada limpia en el futuro o intentar una huida hacia adelante porque es más cómodo?”.

El PNV está harto de recibir emplazamientos de la izquierda abertzale, en los últimos meses, para concertar en Euskadi un plan soberanista paralelo al suscrito por CDC y ERC en Cataluña. El PNV teóricamente, respeta el plan de Mas en Cataluña. Pero no quiere saber nada de ello en Euskadi porque está cada vez más convencido que su apuesta pasa por comprometerse con la transversalidad que le otorga la centralidad política y alejarse de los retos soberanistas unilaterales. Lo comprobó con los excelentes resultados que obtuvo en las municipales de mayo. Pero, una reciente encuesta que el Gobierno vasco encargó a la consultora Kualitate Lantaldea sobre su propuesta de nuevo estatus de autogobierno para Euskadi —reforma del Estatuto de Gernika de 1979— confirma su apuesta.

El PNV respeta el plan de Mas, pero no quiere nada de ello en Euskadi.

La encuesta concluye que las preocupaciones de los vascos se sitúan en las dificultades económicas generadas por la crisis y están alejadas de la propuesta de nuevo estatus que la ven como un concepto sin contenido y pendiente de concretar. Una mayoría de vascos, tras las experiencias soberanistas de Escocia y Cataluña, se preguntan por su viabilidad económica y sólo le ven sentido dentro de la UE. Y sólo ven posible un nuevo estatus de autogobierno para Euskadi con un amplio consenso político y participación ciudadana.

Pero, también, y es un asunto clave: un nuevo estatus debe abordarse, una vez que Euskadi haya avanzado en la consolidación de la paz y la reconciliación. De ahí los contundentes reproches del PNV a la izquierda abertzale por no reconocer autocríticamente su pasada complicidad con el terrorismo. Ortúzar les ha aclarado que no esperen un acuerdo “al menos hasta no darle la vuelta a los 50 años de violencia”.

Para un nuevo estatus hay que consolidar la paz y la reconciliación

Incluso, el plan de Mas no se salva de los recelos del PNV. “Es difícil que Cataluña sea un nuevo Estado en Europa” pues “hoy en día uno no se declara independiente; lo declaran independiente otros países cuando lo reconocen”, reconocía Ortúzar esta semana, tras subrayar que no es ese el camino de Euskadi. Dicho de otro modo, en Euskadi no hay riesgo de contagio soberanista a la catalana.

LUIS R. AIZPEOLEA – EL PAIS – 18/09/15